Regresó al país para confesar donde enterró a su mujer

Volvió al país desde Bolivia, para confesar ante la Justicia dónde había enterrado a su esposa.

NACIONALES | 

MENDOZA.- El "arrepentido" concubino de una mujer de 32 años, intensamente buscada por nueve días en toda la provincia de Mendoza, volvió al país desde Boliviapara confesar ante la Justicia dónde la había enterrado, tras el femicidio. 

La policía mendocina buscó por nueve días dar con el paradero de Gregoria Flores, de 32 años, madre de tres niños reportada como desaparecida en la zona de Tres Porteñas, en el distrito de San Martín.

RELACIONADA: "Papá se acostaba con mi hermana", aberrante confesión de un nene

En las últimas horas, la mujer fue encontrada enterrada en el fondo de la finca "Tejerina" próxima a la Ruta 31 por donde pasa el canal San Martín en Tres Porteñas, donde residía junto a sus hijos y a su pareja José Llanos, de 28 años.

El hombre había salido del país dos días después de la desaparición de su pareja y personal de Migraciones había constatado que estaba en Bolivia hasta que, en las últimas horas Llanos regresó "arrepentido" para contarle a la Justicia donde había enterrado a Gregoria.

El día de la desaparición, la mujer salió con su pareja, pero esa noche sólo regresó él a la casa que compartían y luego salió del país, convirtiéndose en el principal sospechoso. Según la denuncia que se radicó el jueves 22 en la fiscalía de San Martín, dos días antes, el martes 20 Gregoria Flores salió junto a su concubino José Llanos para trabajar en una chacra.

Antes de partir dejó a sus tres hijos, todos niños menores, al cuidado de una cuñada. La joven madre habría quedado viuda hace un par de años, y apenas unos meses antes había iniciado una relación con Llanos, señala el Diario UNO en su página web.

Lo que llamó la atención de sus familiares es que esa noche no volvió a buscar a los niños y al día siguiente nadie sabía nada de ella en la finca en la que vivían. Un allegado a la mujer declaró que el miércoles 21, cerca de las 5:00, vio a Llanos caminar con una gran valija y tomarse un colectivo, presumiblemente, hacia la terminal de ómnibus.

Con el pasar de las horas, los investigadores confirmaron el nombre completo del sospechoso y su DNI y pidieron informes a Migraciones para saber si el hombre, oriundo de Bolivia podría haber dejado el país.

Luego de que la familia de la mujer acudiera a la policía e hiciera la denuncia quedó en manos del fiscal Martín Scatareggi, los uniformados buscaron hablar con Llanos, ya que fue la última persona en ver a Flores, pero no lograron dar con él.

Más Noticias