Un padre solo y a pie, busca a su hijo desaparecido

La última vez que vieron a Nahuel Meza fue el 10 de diciembre en un dique.

REGIONALES | 

CHUBUT.- A Félix Meza lo dejaron solo. Ya nadie lo acompaña en la búsqueda de su hijo, que desapareció misteriosamente el 10 de diciembre de 2017 cuando fue al inicio de la temporada estival en el Dique Florentino Ameghino, en Chubut.  

Félix vive en Rawson y hace 30 años que trabaja en la municipalidad. En este tiempo de angustia recorrió el río Chubut en lancha y a pie, por la orilla. Cruzó cañadones, subió montañas. “Quiero encontrarlo, como sea. Vivo o no. Pero que después se investigue”, le dijo a Clarín con resignación por un lado y esperanza por el otro.  

Nahuel Exequiel Meza tiene 27 años. El 10 de diciembre a la madrugada, estaba con unos amigos de Rawson viendo un recital en el dique. Los amigos se fueron a dormir a las 6 y Nahuel se quedó con otros jóvenes de la localidad de Dolavon y de Trelew. Nunca más lo vieron. 

Leer también: Lo pescaron en plena ruta 40 "con las manos en la masa"

“Las declaraciones de los chicos de Dolavon son confusas. Y con contradicciones. Pero nadie los volvió a llamar. Hay quienes dicen que vieron que a mi hijo le pegaban, otros que estaba discutiendo. Pero nada es claro. Parece que se lo tragó la tierra”, se lamentó.  

Dentro de su pena, Meza no se resigna. Con un pequeño grupo de amigos vuelve al dique cada día a seguir la búsqueda que ya abandonaron las autoridades. Hizo varias veces el trayecto de 11 kilómetros entre Las Chapas (paraje de la ruta 25) y el dique. Recorrió tramos del río de muchos kilómetros. Entró a los campos que pudo, en auto o a pie, buscando y gritando el nombre de su hijo. 

“Me cansé de golpear puertas. Voy a la comisaría y no me atiende nadie. Pedí ayuda a los diputados y están de feria. Me habían prometido un helicóptero, pero nunca apareció. Me dejaron solo, sin mi hijo y con mi desesperación”, agregó Meza.  También pidió que cierren las compuertas del dique por algunas horas para que el caudal de agua sea más bajo y le permita recorrer el río a pie.

“Dijeron que si, después que no. Dieron un montón de vueltas y al final no las abrieron. Igual no voy a abandonar la búsqueda”. 

Recuerda que una vez llegó hasta la localidad de Uzcudum, también sobre la ruta 25, y tardó 12 horas en recorrer 70 kilómetros. “Fuimos en un auto, pero había lugares donde no se podía pasar, así que seguimos caminando. Pero nunca encontramos nada. Ni una huella, ni una ropa. Algo que me diga donde está mi hijo”. 

Mirá además: "¿Son, se hacen o piensan que somos estúpidos?"

Nahuel tenía un plan social del municipio de Rawson. Lleva ya dos meses desaparecido y el único que lo busca es su padre. “Además me tratan como si fuera un delincuente. Cada vez que voy al dique hay un policía parado detrás de mío como si fuera a robar. Yo no voy a robar. Están equivocados. A mí me robaron a mi hijo y yo lo estoy buscando”, cierra Meza.  Rawson. Corresponsal de Clarín

Más Noticias