Lanús cayó ante Gremio en la final de la Copa Libertadores

El equipo argentino se consagró subcampeón entre lágrimas de los jugadores.
Lanús cayó ante Gremio en la final de la Copa Libertadores
jueves, 30 de noviembre de 2017 · 00:00
BUENOS AIRES.- Nadie le podrá recriminar nada al Lanús de Jorge Almirón. Tres títulos a nivel local y una final continental. No hay reproches para un equipo que siempre tuvo que remar desde abajo en la fase de eliminación directa en esta Copa Libertadores y logró remontar resultados increíbles. Pero se le terminó la nafta, sin combustible. Lo que no se le terminó fue la entrega incesante para siempre dejar bien en alto su nombre. Los goles de Fernandinho y Luan en el primer tiempo fueron un puñal en el corazón. Se prendieron las señales recordando el antecedente con River, más aún cuando Sand descontó de penal, pero el stock de épicas ya se le habían agotado al granate.

Gremio siempre estuvo plantado de contra, aprovechando la velocidad de sus atacantes que volaron en cada contraataque. Con el 1-0 de la ida, los brasileños estuvieron cómodos en todo el encuentro. Un error en mitad de cancha dejó mano a mano a Fernandinho para que le rompa el arco a Andrada. Sobre el cierre llegó el 3-0 global, con una extraordinaria jugada de Luan. A raíz de eso, Gremio le cedió la pelota completamente y Lanús hizo lo de otras series. Esta vez, no alcanzó. Incluso el tricolor pudo aumentar la ventaja, pero le dio una vida más. Ya no había lugar para la hazaña, y no la hubo. Para el Granate fue su primera final de Copa Libertadores y el premio consuelo fue para José Sand, quien fue el goleador de la misma con 9 tantos en 14 partidos. 

Gremio había conquistado el máximo trofeo continental en 1983 tras derrotar a Peñarol de Uruguay y en 1995, venciendo a Atlético Nacional de Colombia. Casualmente, los dos subcampeonatos, habían consagrado a equipos argentinos: Independiente en 1984 y Boca Juniors en 2007. Se rompió ese maleficio ante equipos argentinos para los brasileños. Fueron los terceros mejores clasificados y en octavos dejaron afuera a Godoy Cruz, en cuartos a Botafogo y en semifinales a Barcelona de Ecuador, para vencer con contundencia a Lanús en la final.
 
El conjunto de Porto Alegre tiene a dos argentinos en sus filas, Lucas Barrios (nacionalizado paraguayo) y Walter Kannemann, ex jugador de San Lorenzo, quien había sido parte del plantel que logró la Copa en 2014. El Gringo, declaró: "La verdad que estoy feliz. Uno siempre de chico sueña con ser Campeón y yo gano la Libertadores por segunda vez. Vamos a tener el orgullo de jugar el Mundial de Clubes". Respecto a las bromas que recibe de sus compañeros, Walter comentó: "Uno intenta hacer su trabajo y dar lo mejor para su equipo. Después si lo llaman a uno de la Selección, habrá que festejar con fuegos artificiales", se sinceró entre risas. Segundo Mundial de Clubes para Kannemann y, ¿volverá a verse las caras con Cristiano Ronaldo?


Otras Noticias