Mundo

Negocian una salida para Hilda Molina

Luego de la reunión de Cristina con Raúl Castro, volvió a tomar impulso la posibilidad de que la médica cubana se reencuentre con su familia argentina en un tercer país.
miércoles, 21 de enero de 2009 · 00:00
Desde el Gobierno argentino se encargaron de que trascendiera que continúan las gestiones reservadas para lograr que Cuba autorice a Hilda Molina a salir del país para reunirse con su familia.

A pesar de que la médica pretende ver a su hijo y a sus nietos en la Argentina, volvió a cobrar fuerza la posibilidad de que el encuentro se produzca en un tercer país, México sería una de las posiblidades.

Si bien no se refirieron directamente al caso de la médica cubana, el canciller Jorge Taiana confirmó que "se abrirá una ronda de consultas políticas antes del primer semestre para abordar temas multilaterales, regionales y bilaterales".

Fue así como desde la Cancillería recalcaron que esos encuentros serán "a agenda abierta". Para antes de junio, está previsto que el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, viaje a la Argentina. Parece improbable que la salida de Hilda Molina de Cuba pueda producirse antes de esa fecha.

Cuando el gobierno de Néstor Kirchner intentaba cerrar las heridas que el caso Molina habían abierto en la relación con la Cuba de Fidel Castro, también llegó a analizarse la posibilidad de que el reencuentro entre la médica disidente y su familia ocurriera en un tercer país. En ese momento, se habló de España. Por ese entonces, Cuba rechazó la hipótesis de involucrar a un tercer país en el caso.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, subrayó recientemente su buena relación con Cuba. Calderón estuvo reunido con Raúl Castro en diciembre pasado, durante la cumbre de América latina y el Caribe que se realizó en Costa do Sauípe,e n Brasil, y está previsto que visite La Habana en los próximos meses. Cristina concluirá hoy su visita oficial de tres días a la isla.

El Canciller hizo un "balance muy positivo" del viaje y se refirió a la necesidad de "fortalecer la relación política". Ese era justamente el objetivo principal que se había fijado el Gobierno argentino para este viaje. Por eso, se anticipó que no habría encuentro con los disidentes cubanos que habían solicitado reunirse con la Presidenta.

En la jornada de ayer, tras la reunión de Cristina y Raúl Castro en el Palacio de la Revolución y de las bromas que intercambiaron durante la cena los presidentes, en el Gobierno predominaba el optimismo.