Datos que duelen: Más del 31% de los argentinos es pobre

El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad alertó sobre las consecuencias negativas de la política económica.
lunes, 11 de diciembre de 2017 · 00:00
BUENOS AIRES.– Mientras el Gobierno de Mauricio Macri se esfuerza por magnificar los pocos signos positivos que puede mostrar la realidad económica del país, se conoció hoy que el 31,4 por ciento de los argentinos, un número que equivale a poco más de 13,5 millones de personas, son pobres. El dato fue conocido gracias al último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), en el que además se expresa que un 5,9 por ciento (2,5 millones) viven en la indigencia.

Según aclararon desde la UCA, esta mediciones se hicieron a partir de una nueva metodología de medición, que al parecer es mucho más sofisticada y profunda que la usada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). En su informe, la entidad educativa expresa que, durante el tercer trimestre del 2017, el 48 por ciento de esa población que vive bajo la línea de pobreza son niños de entre 0 y 14 años de edad. "En la Argentina sigue existiendo un tercio de la población que vive bajo una pobreza estructural y esta situación vemos que no cambió a pesar de algunas mejoras que se ven en la economía", destacó al respecto el director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia.

En cuanto a la nueva metodología de medición, desde la UCA anticiparon que no sólo mide la pobreza por los niveles de ingreso sino también de acuerdo al censo 2010 y una serie de siete valores multidimensionales que el INDEC no toma en cuenta. A pesar de esto, existe una misma tendencia en los resultados referidos a la tasa de pobreza relativa: en la medición del INDEC de 2016 se revela una situación de hogares bajo pobreza relativa en el orden del 19,1 por ciento mientras que la nueva medición de la UCA revela un 20,4 por ciento.
 
Como dato revelador, desde la entidad educativa anticiparon que "los resultados de la nueva muestra metodológica que hicimos exponen que el efecto derrame deseado por algunos dirigentes políticos no llegó a las capas bajas aún y la caída de la pobreza es leve", remarcó Salvia. Además, el informe sostiene que "las tasas de pobreza extrema revelan cierta continuidad a lo largo del período dando cuenta de mayores dificultades de mejora en el extremo más bajo de la estructura social".

Esto implica que en los últimos años los extremos se ampliaron en términos de brechas sociales: los pobres se empobrecieron más y los ricos se enriquecieron aún más. A su vez, el informe indica que en el conurbano bonaerense es donde más se observa cómo sigue golpeando la pobreza y la indigencia en los hogares argentinos. Según la encuesta, el 27,8 por ciento de los hogares del Conurbano vive bajo la línea de pobreza y el 7,9 por ciento en situación de indigencia, al tiempo que la brecha mayor entre pobres y ricos se da en el tercer cordón del Conurbano.

Otro dato a tener en cuenta expresa que el 4,1 por ciento de la población asegura tener problemas severos de alimentación o hambre, mientras que un 18,9 por ciento afirmó que tiene problemas con la cobertura de salud. Por su parte, otro 34,1 por ciento demostró tener problemas de conexión al agua corriente, a los servicios de red cloacal o a la conexión de energía eléctrica, y un 21,4 por ciento aseguró que carece de una vivienda digna. Es decir, "en líneas generales la Argentina sigue siendo un país con graves problemas de pobreza por atender", sintetizó Salvia.