¿POR QUÉ?

Macri, el primer presidente que no asistirá a la ONU desde 2002

La última ausencia de un presidente argentino fue la de Duhalde. Los motivos de la baja de Macri.
lunes, 28 de agosto de 2017 · 00:00
BUENOS AIRES.– El último que faltó a la Asamblea General de las Naciones Unidas fue Eduardo Duhalde, quien declinó la invitación por la convulsionada realidad política de septiembre de 2002. Ahora, Mauricio Macri no encabezará la comitiva oficial argentina que el 12 de septiembre viajará a Nueva York para participar del 72° período ordinario de sesiones y será reemplazado por la vicepresidenta Gabriela Michetti. Según explicaron fuentes oficialistas, la causa serían problemas en la rodilla presidencial.

El primer mandatario no participará del evento internacional porque todavía se repone de una cirugía en la rodilla derecha. Macri, que tuvo una activa agenda internacional, con largar giras incluidas, en más de un año y medio de gestión, redujo el número de viajes al inicio del segundo semestre del año, en medio de la campaña electoral, una decisión que "se mantendrá por lo menos hasta octubre, obligado por su lesión en la pierna", dijeron fuentes oficiales.

Es por eso que su reemplazo será Michetti, quien hablará ante el plenario de países el próximo 20 o 21 de septiembre, un espacio de alta visibilidad que Néstor y Cristina Kirchner utilizaron para defender su gestión de gobierno durante los doce años de la “década ganada”. "La única cercanía que tenían los presidentes anteriores con el mundo eran estas reuniones de la ONU. Hoy, el mundo ya conoce el cambio que encarna el Presidente, y que queda claro en los innumerables foros internacionales de los que participó en los últimos dos años", afirmaron a un matunino fuentes de Casa Rosada. 

En tanto, funcionarios cercanos al presidente aseguraron que la decisión de no ir en 2017 "comenzó a pensarse cuando terminó la cumbre del año pasado", donde Macri fue uno de los oradores y se mostró como representante de una Argentina integrada al mundo, aunque aclararon que irá el año próximo, ya como titular del G-20. Asimismo, advirtieron que sus médicos y quienes lo rodean afirmaron que no está listo para viajes largos y largas caminatas como las que se dan en estos eventos.

De todas maneras, en toda su carrera política, Macri no se caracterizó por ser un amante de los largos discursos en salones semivacíos, como los que sí solían disfrutar otros mandatarios como Carlos Menem y Cristina Kirchner. "Él siente que su gran aporte pasa por otro lado. Y además no es el único caso en la historia: ni (Raúl) Alfonsín ni Menem fueron a la ONU todos los años que duraron sus mandatos", justificaron desde Balcarce 50.

Desde el Estado desmienten que la ausencia se deba a las elecciones legislativas, que se realizarán un mes después. Y aseguran que las invitaciones de otros mandatarios, entre los que están el francés Emmanuel Macron y el secretario general de la ONU, António Guterres, serán atendidas por la vicepresidenta y el canciller Jorge Faurie, que formará parte de la delegación, al igual que el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

"Está muy contenta. Las relaciones internacionales son su fuerte y éste es un lindo desafío", deslizaron desde el entorno. En tanto, todavía están elaborando las grandes líneas de su discurso, Michetti no buscará atraer la atención con un discurso de alto impacto. "Claramente, Mauricio y todo el Gobierno tienen otro estilo", reconocen cerca del Presidente, que se salteará de ese modo el viaje a Nueva York..

Vale recordar que, en el 2016, en su primera participación como jefe de Estado argentino en la Asamblea General de la ONU, considerada la mayor cumbre diplomática global, Macri destacó la "agenda moderna, contemporánea" de la Argentina, así como su convergencia con la agenda global en la que ocupan un lugar central la crisis de los refugiados, la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico, el cambio climático, y el lugar de la mujer, entre otros temas.