Nueva pista clave complica aún más a Nahir Galarza

Un nuevo detalle revela algo estremecedor sobre el crimen.
jueves, 18 de enero de 2018 · 12:05

NACIONALES.- En forma paralela a que la Justicia analiza los más de 104 mil mensajes por Whatsapp entre la joven de 19 años Nahir Galarza y su ex novio, Fernando Pastorizzo, a quien confesó haber disparado y asesinado en la ciudad de Gualeguaychú, se conoció un nuevo dato extraído de los peritajes del teléfono de la estudiante de abogacía que daría indicios de premeditación del crimen.

Según el testimonio de Rubén Virué, abogado querellante que representa a Silvia Mantegazza, madre de la víctima, Galarza desactivó la ubicación de su celular a las 19:15 del 28 de diciembre, es decir, horas previas al crimen, que sucedió a las 5:15 de la mañana del 29. 

"Continuaremos analizando los mensajes intercambiados en las últimas horas para ver si esto respondía a un plan premeditado como suponemos. También otro elemento que contribuye a esta hipótesis es que el celular iPhone de ella, la función de ubicación por GPS fue desactivada el día 28 a las 19:15 aproximadamente. O sea, escasas horas antes del hecho", dijo Virué a la señal de Todo Noticias.

Los datos se desprenden del CD que entregó el fiscal Rondoni Caffa a la Justicia, tras los peritajes del teléfono de la joven. No obstante, no pudieron acceder a la información del teléfono de Pastorizzo por ser un celular de última tecnología que está codificado.

Ante la consulta de si hay antecedentes de que Nahir desactive constantemente la ubicación, o si solo lo hizo ese día, el abogado respondió que "los días previos estuvo activo, por lo menos desde la fecha de Navidad que es lo que se revisó". Y agregó que "lo que todavía no surge claramente es si esto obedeció a una eliminación de historial de ubicaciones o si directamente fue la desactivación".

"Esto podría ser parte de la premeditación, que si bien como tal no está incluida como una calificante de homicidio en nuestro Código, sí puede ser un elemento que se integre en lo que es la alevosía", indicó Virué.

Este martes, Nahir dio una nueva declaración indagatoria en donde modificó su primer testimonio y dijo que el arma del padre la había agarrado Pastorizzo, quien incluso le habría apuntado y gatillado varias veces, y que los dos disparos se debieron a un accidente mientras viajaban en moto y ella intentaba sacarle el arma.

En su primera declaración como imputada, Galarza había dicho que el crimen lo cometió con el arma de su papá "la cual estaba arriba de la heladera donde la pone siempre" y que la había sacado "sin que él lo sepa". "Los dos disparos los hice con esa arma y luego di vuelta a la manzana y me fui caminando a mi casa", fueron las palabras que utilizó en su confesión del día de su detención antes de entrar en un ataque de nervios.

Al respecto, Virué advirtió que "puede declarar lo que le parezca, las veces que quiera. Lo que ocurre es que lo que ella relata carece de verosimilitud, por varias cuestiones. Y fundamentalmente porque tratándose de un arma semiautomática, con doble seguro, el doble disparo accidental aparece como absolutamente imposible". (Redacción especial Minuto Neuquén)