"Método maorí"

Así es el "método maorí" para aislar a los mapuches violentos de la RAM

Se desplegó un plan similar al que usó Nueva Zelanda para aislar a los sectores violentos y atender a las comunidades indígenas que llevan sus reclamos en forma pacífica
viernes, 26 de enero de 2018 · 11:21

ARGENTINA.- En septiembre del año pasado, cuando la violencia del grupo de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) escalaba fuerte en la Patagonia, el embajador de Chile en Buenos Aires, Antonio Viera-Gallo, dijo que “la Argentina y Chile deberían tomar en cuenta el método maorí que instrumentó Nueva Zelanda para confraternizar entre los pueblos aborígenes con los colonos dejando de lado los grupos rebeldes y dialogando o dando beneficios compartidos con inserción laboral al resto de las comunidades”.

El plan se lleva adelante en forma silenciosa y continua. Desde la Secretaría de Derechos Humanos que conduce Claudio Avruj el INAI,  el gobierno de Mauricio Macri parece seguir ahora esa receta al pie de la letra: el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) está desplegando toda una estrategia tendiente a atender los reclamos de los pueblos originarios y aislar a los violentos de la RAM.

Mirá también: Robaron cuatro edificios en menos de seis horas

Es el “método maorí” a la criolla y en plena etapa de prueba. “El objetivo de nuestro gobierno es integrar a las comunidades indígenas al mundo laboral y hacerlos autosustentables, dialogando y atendiendo sus reclamos”, dijo a Infobae la directora del INAI, Jimena Psathakis.

La estrategia de inserción de los indígenas que desarrolla este organismo dependiente del Ministerio de Justicia se está trabajando junto con los ministerios de Desarrollo Social, Turismo, Medio Ambiente, Producción y Agroindustria. En el plano estrictamente penal los delitos de la RAM seguirán monitoreados desde el Ministerio de Seguridad. Pero la intención del Gobierno es aislar cada vez más a estos grupos violentos y separarlos de aquellos sectores mayoritarios que quieren llevar adelante sus reclamos pacíficos y lograr una verdadera integración en la sociedad argentina.

A Nueva Zelanda el denominado “método maorí” le dio muy buenos resultados en términos de inserción de los pueblos originarios con los colonos ingleses. Desde el INAI no copiarán ese modelo pero hay muchas similitudes. El plan de aislamiento de la RAM y la integración de los pueblos originarios tiene las siguientes aristas que ya se empezaron a trabajar:

Leer también: Bariloche : Encontraron a los dos menores que habían desaparecido

Relevamiento de tierras. Si bien el Congreso aprobó el año pasado la prórroga de la ley de suspensión de desalojos de tierras indígenas, desde el INAI avanzaron en un ambicioso plan de relevamiento de tierras indígenas para hacer un registro nacional que contemple a todos los pueblos y sus reclamos territoriales. Se estima que hay unas 1604 comunidades indígenas en toda la Argentina. Entre 2016 y 2017 se culminó el relevamiento de 467 comunidades que reclamaban sus tierras, hay 370 que están en trámite y se está revisando el caso de unas 700 comunidades con posibilidad de presentar reclamos.

Asistencia jurídica. Para que cada una de las comunidades indígenas cuente con personería jurídica y tenga sus documentos en orden el Gobierno está desplegando puestos móviles de asistencia jurídica en todo el país.

Censo social. En los próximos meses se realizará un censo nacional a las comunidades indígenas para tener un registro de necesidades básicas insatisfechas, situación de salud, educación y posesión del DNI.

Programas de integración económica. La idea del Gobierno es empezar a trabajar fuerte con las comunidades indígenas para que desarrollen programas autosustentables de turismo, agricultura o producción.

Plan de prevención de conflictos. Tras el caso de Maldonado en la comunidad mapuche de Cushamen y la muerte de Nahuel en Bariloche el INAI puso en marcha un esquema de resolución de conflictos antes de tiempo. Es decir, se trata de focalizar los reclamos de comunidades o la ocupación de tierras en conflicto para actuar preventivamente antes de que intervenga un juez o lleguen las fuerzas de seguridad. Se trabaja así en un “mapeo de alerta” de conflictos y el INAI envía a los funcionarios o abogados para intervenir con diálogo en la situación.

Nuevamente, el “método maorí” se traslada a la práctica y en hechos concretos significará ir aislando cada vez más a los sectores violentos de la RAM. (Redacción especial Minuto Neuquén)