SALUD

Débora Pérez Volpin: ¿Cuáles son los riesgos de la anestesia?

Se conoció que la periodista y diputada porteña falleció por complicaciones con la anestesia
miércoles, 07 de febrero de 2018 · 08:13

BUENOS AIRES.- La periodista y diputada porteña Débora Pérez Volpin habría fallecido por complicaciones relacionadas a la implementación de anestesia mientras se le realizaba una endoscopía por un dolor de estómago, pero ¿existen riesgos en el uso de esta clase de sustancias?, ¿hay efectos secundarios?. Acá un repaso sobre todo lo que es necesario conocer antes de someterse a una sedación quirúrgica

Según los especialistas, las anestesias cada día son menos peligrosas y las consecuencias no deseadas más comunes son los vómitos, las náuseas y el dolor tras la intervención, sin embargo, no todo es color de rosas, ya que estas sedaciones pueden asociarse a patologías pre existentes y complicar el pronóstico de los pacientes.

En ese sentido, destacaron que hay personas que se despertaron antes de que los cirujanos terminasen la operación, siendo que, en el peor de los casos, sintieron como los profesionales realizaban su tarea. “Suele suceder por dosis insuficientes o porque los fármacos anestésicos interactúan con otros”, afirmó el presidente de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica (Sedar), Fernando Gilsanz. Sin embargo, la tecnología se puso del lado del paciente, ya que se ha desarrollado una tecnología de monitorización de la profundidad de la anestesia que reduce esta posibilidad un 80 %.
 
De todas maneras, la sedación es realmente necesaria a la hora de enfrentarse a procesos quirúrgico o algunos estudios, ya que los profesionales necesitan que el paciente no solo esté inconsciente sino también amnésico, muscularmente relajado, y que, además, tenga una tensión arterial, una frecuencia cardíaca, una temperatura y una respiración estables. Pero todo esto se consigue mediante una combinación de fármacos inhalatorios e intravenosos que los anestesiólogos van dosificando durante la intervención.

Según los propios especialistas, la clave está en usar pocos fármacos y que sean bien conocidos, al tiempo que debe monitorearse exhaustivamente el mayor número de variables. De todas maneras, los mayores inconvenientes están relacionados con las urgencias, ya que estas mismas drogas pueden dejar aún más débiles a los pacientes.

Es por ese motivo que destacan que es necesario conocer cuáles son las personas más susceptibles a los fármacos anestésicos o más resistentes para de esa manera hacer una anestesia a la carta y dosificarla en función de los datos personales de cada paciente. Sobre todo porque los anestesiólogos emplean hipnóticos que te producirían amnesia e inconsciencia antes de que terminases este párrafo, analgésicos cien veces más potentes que la morfina y relajantes neuromusculares derivados del curare, el primer paralizante empleado como anestesia.

Según explicaron, el doctor asigna un número del 1 al 5, según las probabilidades de tener complicaciones, por ejemplo un hipertenso se ubica en el 2; pero si esa patología terminó desencadenando una dolencia coronaria, se le asigna el 3. Asimismo, también hay preguntas que conforman una suerte de protocolo, como alergias, experiencias previas con sedación, tratamiento farmacológico.

Incluso, el doctor valora la patología y el procedimiento quirúrgico. Siendo que entre los más complicados se encuentran la cirugía la torácica, la de corazón, la abdominal superior y la de urgencia. Por otro lado, las más sencillas son la ocular, la de mama, las endoscopias, siendo que fue este último procedimiento el que le habría costado la vida a la periodista.Por último, se encuentran las que son locales, como las peridurales, que están consideradas las menos peligrosas de todas.