Show en Tribunales

El insólito testimonio de la abuela de Nahir Galarza

El relato de la mujer de 78 años llevó un poco de relax a la sala del juicio.
miércoles, 20 de junio de 2018 · 09:27

ARGENTINA.-Brígida María Gálvez, la abuela de Nahir Galarza, declaró en los tribunales en el juicio oral por el que la adolescente está acusada por el crimen de Fernando Pastorizzo. Con Nahir como testigo, su abuela manifestó que conocía poco a Fernando y relató que unos días previos al crimen vio cómo la víctima agredía a su nieta.

En ese marco declaró que vio a "este chico", en alusión a Pastorizzo, tomando de los pelos y arrastrando a la estudiante de abogacía de 20 años.  "A Pastorizzo lo conozco, sí, de paso. Yo le voy contar algo", dijo Brígida al tribunal sin que se lo preguntaran.

Mirá además: ¿Nahir Galarza fue violada?: El testimonio que puede dar un giro radical a la causa

"Fue en el verano del año pasado, vivo cerca de los boliches, me levanté para tirar agua porque es una asquerosidad todo lo que dejan. Y mi nieta gritaba, 'soltame, soltame', decía, la tenía de los pelos y del cuello. Yo salí. '¿Qué estás haciendo?', le grité. Agarró la moto y se fue", aseguró la abuela de Nahir. La joven, según el testimonio, le habría suplicado que no diga nada. "'Por favor, abuela, no le contés nada a mis padres.'", le habría dicho.

"Mi nieta me pidió que no diga nada", relató la abuela, según consignó El Día de Gualeguaychú. Al ser consultada acerca de qué hizo al respecto, remató: "Le dije que no iba a hacer nada porque no quería andar mal con mi nieta". 

Consultada si sabía de la relación entre ambos, Brígida aseguró que "no sé qué relación tuvieron", que su nieta "nunca lo presentó como el novio, no lo vi tomando mate en casa, nunca vi que lo tomara de la mano, nunca le daba un beso".

"¿Y cómo sabe que no le daba besos?", le preguntó el fiscal Lisandro Beherán, el principal encargado de la acusación de confrontar las aparentes contradicciones de los testigos de la defensa con modos filosos y papeles en mano. "¿Usted controlaba qué pasaba en la pieza de Nahir?", siguió Beherán. "Noooo, no la voy a espiar constantemente", contestó la abuela. 

Las preguntas del fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa, pusieron nerviosa a la mujer, al punto que protagonizó un insólito exabrupto: “Bueno, bueno, no me haga más preguntas porque no sé nada”. La respuesta desató una pequeña risa dentro de la sala e invadió el cuerpo de Nahir, quien miró a su abogado y no se pudo contener.

Leer también: Honestidad brutal de Nahir: "Lo maté porque nunca me iba a dejar en paz"

El juez tuvo que tomar cartas en el asunto para poner un poco de orden en la sala. “Le pueden hacer todas las preguntas que quieran. Por eso le advertí de entrada que podía no declarar”, le espetó Derudi. “Sí, ya está, ya está”, se excusó la mujer.

Otras Noticias