Las dos prioridades de Alberto Fernández al llegar al Gobierno

El líder del FdT intentará poner a la Argentina de pie.
lunes, 9 de diciembre de 2019 · 07:59

Tras cuatro años duros del Macrismo, tiempo en que se descontroló la inflación, las corridas cambiarias, los tarifazos, el país volvió al FMI para contraer una deuda histórica y crecieron las cifras de pobreza y desempleo, el nuevo presidente próximo a asumir, Alberto Fernández, está sabiendo que no será nada fácil cumplir con su promesa de campaña y poner a la Argentina de pie.

Sin embargo, el peronista electo no se dará por vencido fácilmente, las ganas de salir adelante están, tal como lo demostró durante estos meses antes del traspaso de mando. Como prioridad, el compañero de Cristina Kirchner intentará reactivar la actividad económica del país, entre otras cosas, a través del aumento del consumo de los argentinos.

Terminar con los tarifazos en los servicios es otro de los grandes desafíos a los que deberá enfrentarse el líder del Frente de Todos a partir de mañana. De hecho, para llevar mayor tranquilidad a los hogares que han sido tremendamente azotados con los incrementos desmedidos, el equipo que acompañará al nuevo jefe de Estado adelantaron que ninguna compañía de servidios va a tomar "la decisión de subir tarifas sin una consulta con el Gobierno".

La persona asignada por Fernández que se hará cargo al respecto será Matías Kulfas, quedando bajo su responsabilidad el mega Ministerio de Desarrollo Productivo y será quien deberá monitorear ese tipo de negociaciones con los empresarios. Por otro lado, está también Sergio Lanziani, secretario de Energía quien deberá atender el frente energético y avanzar en la negociación con las empresas.

Otra de las prioridades del sucesor de Macri será relanzar el plan de Precios Cuidados con el fin de ayudar a "que mejore la capacidad de compra de los sectores más vulnerables". Entre los pedidos de Fernández se encuentra también la lucha contra el hambre, las políticas sociales del Kirchnerismo se orientarán a acelerar la transformación de los programas en puestos de empleo para reactivar el consumo.