Neuquén

Se espera una buena cosecha de la pera William’s

Mañana comienza en el Alto Valle la cosecha de esta variedad que en la provincia involucra unas 1000 hectáreas cultivadas. La producción se exporta a Europa y EE.UU.
miércoles, 07 de enero de 2009 · 00:00
Mañana, 8 de enero, se inicia en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén la cosecha de la pera William’s, de acuerdo al programa regional de madurez que orienta el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, INTA.

La venta de esta fruta de pepita, junto a la manzana, representan un ingreso por exportaciones al país de más de 300 millones de dólares anuales. La actividad genera en el Alto Valle una mano de obra asalariada directa de aproximadamente 60.000 personas, lo que representa algo más del 30 por ciento del empleo privado de la región.

En la Provincia se cuenta con aproximadamente 5.400 hectáreas de manzanas cultivadas y 1.000 de peras. Las localidades productoras por excelencia son Centenario, Vista Alegre, San Patricio del Chañar, Añelo, Plottier, Neuquén y Senillosa.

En el interior existen productores como es el caso del Norte neuquino, pero sólo abastecen el mercado local. Si bien las perspectivas de los mercados de ultramar se ven afectadas por la crisis financiera internacional, el gobierno de la provincia del Neuquén, a través del Ministerio de Desarrollo Territorial, augura una muy buena cosecha para esta temporada en virtud que no se hubo inclemencias climáticas adversas en el período de floración y maduración. Por otro parte se destacó la decisión tomada por Nación de reducir a la mitad el porcentaje de retenciones a las exportaciones de este producto.
 
La variedad de pera William’s se exporta en fresco a los mercados de Europa y a los Estados Unidos de Norteamérica a través del puerto rionegrino de San Antonio Este. A ello se suma el mercado de Brasil y un destacado mercado interno, regional, nacional y local. Por la magnitud, es la fruta que moviliza la actividad de la cosecha en el valle que se extiende hasta mediados de abril e involucra otras variedades.

Según el estudio de estimación de cosecha que realiza anualmente la Universidad Nacional del Comahue, a través de la facultad de Ciencias Agrarias, se espera que en la presente temporada se incremente la cosecha, tanto de peras como de manzanas. Si bien el sello de la William´s está pautado para el día de mañana, la cosecha fuerte se inicia el lunes 12, fecha en la que los productores de la región esperan una primera pasada (cosecha) en función del tamaño, de entre un 20 y un 40 por ciento dependiendo de las características de cada monte frutal.

Para la nueva campaña, el volumen regional de las principales variedades de fruta de pepita crecerá en casi un 13 por ciento. El pronóstico de producción oficial proyectó una cosecha de 750.000 toneladas de peras y 920.000 toneladas de manzana, según el informe elaborado por técnicos de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNCo como parte del convenio firmado entre las autoridades de las provincias de Río Negro y Neuquén y esta casa de altos estudios.

La determinación de la fecha de cosecha

La autorización para el “sello” o “fecha de inicio de la cosecha” como se lo denomina, la otorga el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de la Argentina (Senasa), luego que la comisión del Programa Regional de Madurez de Patagonia analiza las características organolépticas que garantizan que el producto cosechado llegue en perfecto estado a la mesa de los consumidores. Dicha comisión funciona en la Estación Experimental Alto Valle del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la integran además del INTA representantes de los gobiernos de Río Negro y Neuquén, empresas del sector y técnicos de la actividad privada interesados en la temática.

La Comisión determina las fechas en que las distintas variedades de fruta alcanzan la madurez comercial y le solicitan al Senasa autorice a los productores a comenzar con la cosecha de cada variedad en el Alto Valle del Río Negro y Neuquén, garantizando de esta manera que los frutos sean recolectados en su momento óptimo de madurez y evitar el desmedro de la calidad de los mismos. Una vez fijad