Neuquén

Por el crimen de Aigo, la querella acusaría también a Fernández por encubrimiento

Se produciría un giro en la estrategia y al igual que la fiscalía, se solicitaría imputarlo por este cargo.
viernes, 05 de julio de 2013 · 00:00
En coincidencia con la fiscalía, la parte querellante de la causa por el asesinato del policía José Aigo desistiría de pedir la imputación de Marcos Fernández como partícipe necesario del crimen, y solicitará al juez de Instrucción la elevación a juicio por falso testimonio y encubrimiento agravado.

Al respecto el abogado Saúl Castañeda, representante de la viuda Graciela Soto, dio a entender ayer que habría un cambio en la estrategia que se venía sustentando en esta parte del proceso. Igualmente se estima que la querella se pronunciará probablemente después de la feria de invierno.

Cabe recordar en este orden que la querella había solicitado en mayo pasado al juez Andrés Luchino el llamado de un nuevo testigo que conocería detalles de la ruta seguida por el joven Marcos Fernández desde Mallín Ahogado a Pilolil, junto con los ciudadanos chilenos prófugos Salazar Oporto y Cortés Torres. El hijo del intendente de San Martín era el propietario y conductor de la camioneta aquella madrugada del 7 de marzo de 2012, cuando Salazar Oporto disparó a matar contra el sargento al momento en que éste le solicitaba su documentación identificatoria.

En su momento, Luchino no contestó ese planteo por un nuevo testigo, y corrió vista a la fiscalía de Manuel González, quien finalmente dio por cerrada la instrucción para el ministerio público y solicitó a Luchino la elevación a juicio por falso testimonio y encubrimiento agravado.

Respecto de este tema, Castañeda dijo que estaba abocado al análisis del pronunciamiento del fiscal, conocido el martes, pero de momento deslizó que la querella podría inclinarse finalmente también hacia la imputación por falso testimonio y encubrimiento agravado.

En consecuencia, esa doble figura implicaría una pena máxima de seis años en caso de condena en firme, mientras que por participación necesaria el castigo sería equivalente al del homicida material. Según la óptica de la fiscalía, Fernández mintió para encubrir a Salazar Oporto o para desviar el foco de la investigación.