Un policía héroe salvó la vida a una nena que estaba convulsionando

Llegó con convulsiones a la Comisaría 44, donde Jorge Orrego le hizo RCP.
Un policía héroe salvó la vida a una nena que estaba convulsionando
viernes, 07 de abril de 2017 · 00:00
NEUQUÉN.- Eran las 21 del miércoles cuando en la comisaría irrumpió desesperado el padre de Wendy con su pequeña en brazos, que no paraba de tener convulsiones. Viajaban en colectivo, junto a la madre y otras tres hijas, cuando la nena comenzó a sentirse mal y el padre se acercó al chofer para pedirle ayuda. El destino jugó a favor de la menor, ya que en ese instante el colectivo pasaba a escasos metros de la Comisaría 44 de Valentina Sur (Neuquén).

Mirá además: Con la Constitución en la mano, una mujer hizo frente a los manifestantes . Video
 
Allí apareció el gran héroe, llamado Jorge Orrego que recostó a Wendy Antil, de 2 años, sobre el mostrador de la guardia para hacerle reanimación cardiopulmonar (RCP), la primera imagen que se le cruzó en la mente fue la de sus hijas, de un año y medio y 9 años.
 
“En ese momento uno no tiene que pensar sino actuar rápido para salvar a la nena”, cuenta a LM Neuquén este oficial ayudante nacido hace 29 años en Las Lajas y quien hace cinco ingresó a la fuerza policial.
 
Mientras recordaba el momento que le tocó vivir, no podía dejar de lado la imagen desesperada del padre de Wendy cuando ingresó a la comisaría. “Entró gritando: ‘Ayúdeme, no sé qué le pasó a mi hija, no reacciona’. No sabía qué hacer, estaba en una situación muy delicada al ver que su hija no reaccionaba”, relató.
 
Durante varios minutos, Orrego practicó las maniobras para reanimar a Wendy, “hasta que empezó a vomitar un líquido oscuro y así reaccionó”.
 
A los veinte minutos arribó la ambulancia que trasladó a la pequeña al hospital Castro Rendón donde fue ingresada a la guardia hasta el mediodía de ayer, cuando le dieron el alta.
 
“Por suerte terminó todo bien para la nena”, dijo con un leve suspiro en el living de su modesta casa del barrio Don Bosco III, ante la mirada de admiración de su esposa y sus dos hijas.
 
Asombrado, contó que después supo que la mamá de Wendy tuvo que seguir viaje en el colectivo hasta su casa en Balsa Las Perlas junto a sus otras hijas de 5 meses, 4 y 8 años. “Me imagino el sufrimiento de esa madre que no sabía qué le había pasado a su hijita”, expresó.

Mirá también: Según el BCRA, la inflación será más que el aumento docente
 
Orrego destacó que en la Escuela de Cadetes le brindaron capacitación en primeros auxilios y RCP, entre otras cosas relacionadas con la salud. “En la calle o en un trabajo pueden pasar estas cosas, y la gente lo primero que hace es llamar a un policía”.
 
Cuando terminó su turno, a las 7, Orrego se acercó hasta el Castro Rendón para conocer el estado de salud de Wendy. “Cuando llegué estaban los padres y otros familiares de la nena que cuando me vieron me abrazaron y agradecieron por haberle salvado la vida a la chiquita”, describió. En el hospital, quedó retratado el mejor premio que podía recibir el policía: el beso tierno de Wendy. (Redacción especial Minuto Neuquén)

Otras Noticias