Un neuquino por adopción inventó 'la casa del futuro”

Resiste terremotos y es autosustentable
martes, 09 de enero de 2018 · 00:00
NEUQUÉN.- Las pirámides siempre estuvieron rodeadas de misterio, desde los crípticos mensajes en sus paredes hasta los tesoros que las antiguas civilizaciones escondían dentro de ellas, pero para el ingeniero civil Darío Martín representan otra cosa: solidez. Luego de observar atónito las consecuencias del trágico terremoto que azotó a Haití en 2010 desde su casa en Neuquén a más de 6400 kilómetros de distancia, decidió hacer algo al respecto. Fue entonces que construyó Piramid-all, una casa antisísmica y autoabastecida con energía renovable que, según él, puede construirse en solo cuatro meses.
 
“Es la figura más estable que existe en el universo” describe Martín, mendocino de nacimiento pero neuquino por adopción. Si bien la principal motivación del emprendedor era lograr que el inmueble sea resistente a una tragedia como la haitiana, la reciente aprobación por parte del Senado de la Ley de Generación Distribuida de Energía Renovable cambió sus planes. “Al ver el auge que le dio este Gobierno a la energía renovable decidí anexar los paneles solares y el aerogenerador eólico para que sea un combo completó”, explica.
 
Desde 2005, Martín maneja el estudio Pirámide Ingeniería junto a su socio Claudio Contreras, pero su aspiración es dedicarse a tiempo completo al proyecto Piramid-all. En 2012 comenzó a planearlo desde cero y recién el año pasado logró pulir los últimos detalles para empezar a ofrecerlo al mercado. “La idea es licenciar la casa a empresas constructoras que se dediquen a construirlas y comercializarlas, nosotros cobraríamos un porcentaje mínimo de regalías”, detalla. El ingeniero asegura ya haber recibido consultas desde América Central, México y Perú sobre el proyecto.
 
Actualmente, el emprendimiento ofrece dos posibles modelos de Piramid-all: el más grande es de 175 metros cuadrados y cuenta con tres dormitorios, mientras que la opción más pequeña tiene 113 metros cuadrados y dos dormitorios. “La estructura es una platea de hormigón con una jaula metálica que hace de soporte, esto va recubierto por una chapa aislante”, afirma Martín y señala que el costo de construcción ronda los US$ 1200 el metro cuadrado. El ingeniero agrega: “Al generar energía podés instalar un medidor de doble sentido para poder inyectar la energía que no utilizás en la red y a fin de mes cobrar la diferencia”. Aunque su idea original era instalar este tipo de inmuebles en zonas rurales, Martín asegura que también pueden construirse en zonas urbanas y esto podría reducir el precio.
 
Pese a que todavía no pudo plasmar su proyecto en hormigón, el ingeniero afirma que ya tiene un ofrecimiento para erigir un barrio completo con sus casas pirámide. “Están armando el máster plan para un loteo grande acá en Neuquén en El Chocón y uno de los barrios va a ser exclusivamente de Piramid-all. La primera casa la van a construir sobre la ruta como oficina de ventas y de muestra”, reveló. Según Martín, de no haber objeciones mediante, el plan comenzaría en marzo y para julio ya sería visible la primera casa pirámide al costado de la ruta. (Revista Apertura)