Sábado 21 de Octubre de 2017
Busca
Accede a tu cuenta Registrarse
Mundo
Publicado: 18-04-2017

Las fotos de un fotógrafo devastado por el horror en Siria recorren el mundo . Mirá

Su llanto se produce al no poder salvar a un niño en medio del bombardeo.
SIRIA.- Un atentado en Siria, niños en el medio y el horror. Así podría describir la escena que le tocó vivir en primera persona al fotógrafo sirio Abd Alkader Habak quien fue testigo de esas atrocidades: había ido a cubrir el atentado y terminó llorando desconsolado alrededor de esas pequeñas vidas arrebatadas. Niños que intentó salvar pero no pudo.

Son imágenes que se repiten en una guerra civil entre el régimen de Bashar Al Assad, los opositores y los grupos terroristas que disputan el control del país. La mayoría de los muertos, 68 sobre cerca de 130, fueron niños que no lograron escapar junto a sus familias en un nuevo atentado. 

El fotógrafo y activista estaba allí trabajando y fue golpeado levemente por la explosión. Cuando se recuperó, comenzó a tratar de ayudar a los heridos.
 
"La escena fue horrible, especialmente viendo a los niños lamentarse y morir frente a uno", dijo Habak a CNN. "Así que decidí junto con mis colegas que dejaríamos nuestras cámaras a un lado y empezaríamos a rescatar a las personas heridas", sostuvo.


El primer niño que revisó estaba muerto. Corrió hacia otro. Alguien le gritó que se alejara: el niño ya estaba muerto, dijeron. Pero no lo estaba. Habak pudo ver que el muchacho apenas respiraba. Lo levantó y comenzó a correr hacia la seguridad. Su cámara seguía grabando el caos.
 
"Este niño estaba firmemente sosteniendo mi mano y mirándome", dijo. Una imagen tomada por otro fotógrafo, Muhammad Alrageb, muestra a Habak corriendo hacia una ambulancia, con el niño y su cámara en brazos.




Algareb dijo que también ayudó a algunos de los heridos, pero luego comenzó a tomar fotos. "Quería filmar todo para asegurarse de que había responsabilidad", dijo. Además, añadió: "Me siento orgulloso de que haya un joven periodista ayudando a salvar vidas".
 
Habak dijo que dejó al niño herido, que debía tener sólo 6 o 7 años, en la ambulancia. No sabe si el niño sobrevivió. Luego volvió a la escena del bombardeo para ayudar a otros. Se encontró con otro niño en el suelo. Este también estaba muerto, uno de los 68 niños muertos en el ataque.

Abatido, Habak se desplomó. Una imagen, tomada por otro fotógrafo, lo muestra de rodillas sollozando cerca del cuerpo del niño.


"Me sentí abrumado de emoción", dijo a CNN. "Lo que yo y mis colegas presenciamos es indescriptible".

Tags:
Notas relacionadas
Comentarios
MN no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.