Jueves 19 de Octubre de 2017
Busca
Accede a tu cuenta Registrarse
Regionales
Publicado: 19-05-2017

Prisión perpetua para un padre que mató a su hijo

La condena recayó sobre Juan Carlos Mirigay por el hecho ocurrido en San Antonio Oeste.
VIEDMA.- La Cámara en lo Criminal de Viedma condenó hace dos días a Juan Carlos Mirigay a la máxima sanción contemplada por el Código bajo la figura de “homicidio calificado por el vínculo”: Prisión perpetua.

Se trata del padre que mató a su hijo a puñaladas en el marco de una discusión familiar luego de una jornada en la que se consumió alcohol y drogas. El trágico desenlace ocurrió el 12 de setiembre de 2015 en San Antonio Oeste, generando una gran consternación en la comunidad de la región no sólo por las características del hecho sino por haber sido ambos conocidos vecinos.


Pasado el mediodía el imputado de 53 años llegó con la custodia penitenciaria. En la sala de audiencias vacía fue atendido por el secretario de la Sala B de la Cámara en lo Criminal de Viedma, Juan Pedro Peralta, quien le ofreció las opciones de leer la parte resolutiva de la sentencia o entregarle una copia. El imputado eligió llevarse una copia y en pocos minutos abandonó el lugar con un papel en la mano que le decía que debía pasar los próximos años privado de la libertad. Sin duda, una condena menor al padecimiento eterno de haber dado muerte a quien le dio la vida.

El Tribunal integrado por los camaristas Marcelo Chironi, Ariel Gallinger y el juez de Ejecución Penal, Ignacio Gandolfi descartó la legítima defensa planteada por el Defensor Oficial, Pedro Vega y coincidió con el pedido de perpetua reclamado por el Fiscal de Cámara, Hernán Trejo, en los respectivos alegatos.

“La magnitud del injusto es particularmente relevante, y el hecho aberrante, pues objetivamente ha de tenerse en cuenta el final de una vida, sumado a la situación vincular de víctima y victimario, la juventud del primero (29 años al momento del hecho), con toda una vida por delante, y la existencia de un núcleo afectivo familiar”, sostuvo en su voto el juez Chironi al que adhirieron los otros dos integrantes del Tribunal de juicio.

Para los jueces no quedaron dudas que Mirigay asestó varios puntazos a su hijo Carlos Andrés provocándole lesiones que lo llevaron a la muerte, así como estado de plena conciencia de sus actos del imputado al momento del hecho reiterando que “no actuó en legítima defensa desde que fue desde el comienzo el atacante, y por tanto no existió agresión ilegítima ni inminente”.

"Están plenamente acreditadas las condiciones de modo, tiempo y lugar, como así también la participación de Mirigay en el hecho en carácter de único autor”. (Redacción especial Minuto Neuquén)




Tags:
Notas relacionadas
Comentarios
MN no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.