Ordenan otro desalojo de mapuches en Chubut

Es Otranto el magistrado, el mismo que solicitó el procedimiento para despejar el corte de la ruta 40 en el que había sido visto por última vez Maldonado
miércoles, 13 de diciembre de 2017 · 00:00
CHUBUT (NA) ? Por orden del juez de Chubut Guido Otranto, la Gendarmería cumplía hoy el desalojo de una familia mapuche que administraba un camping dentro del Parque Nacional Los Alerces, declarado patrimonio nacional por la Unesco.
   
El magistrado, el mismo que solicitó el procedimiento para despejar el corte de la ruta 40 en el que había sido visto por última vez Santiago Maldonado, decidió echar a los miembros de la comunidad Yapay Peñi de la zona. Varios móviles y efectivos de la Gendarmería llegaron al lugar cerca de las 11:00 de este martes y le informaron a los integrantes de la agrupación que debían abandonar el predio por orden del juez de Esquel, quien hizo lugar a un pedido de las autoridades del parque para recuperar los terrenos. 
   
Según detalló el portal local El Patagónico y la Agencia de Noticias Red Acción (ANRed), el camping era administrado hace años por la familia Cárdenas Alarcón, originaria de esta región. En su fallo, Otranto explicó que la medida no alcanza a las casas en las que viven los habitantes de la comunidad, sino solamente al lote en el que funciona la actividad comercial, que era conocido también con el nombre de "Bahía Solís".
   
De acuerdo con la familia, ellos tenían derecho de usufructuar el complejo turístico gracias a un convenio tripartito que firmaron en 2009 con los representantes de Parques Nacionales, con la Provincia y con la Municipalidad de Esquel, que aseguran que sigue vigente. Este documento autoriza a que se le dé prioridad a los antiguos pobladores del territorio para prestar servicios de alojamiento por un determinado periodo, a partir del cual el resto de los firmantes les debían comenzar a cobrar un porcentaje de las ganancias.
   
"Hay un negociado muy grande, porque debería darles lo mismo a las autoridades del Parque que paguemos un canon. Pero hay que olvidarse de que esto vaya a seguir siendo camping", lamentó en declaraciones a Diario Jornada Liliana Alarcón, una de las personas que administraba el lugar.