El increíble pedido de un sicario preso en Puerto Madryn

El fiscal se opone porque 'hay riesgo de fuga'. La defensora lo pide por razones médicas'.
martes, 15 de mayo de 2018 · 11:07

Puerto Madryn.- Un presunto sicario vinculado al narcotráfico que se está detenido con prisión preventiva por un homicidio cometido en 2017 en Puerto Madryn, Chubut, pidió a la Justicia salir de la cárcel, al menos, una vez por semana para hacer gimnasia y así poder bajar de peso.

Se trata de Diego Matías Arévalo (28), quien a través de su defensora oficial Gladys del Balzo presentó su solicitud. 

Leer también: Horror en Rosario : Sicarios mataron a un nene de dos años

"No se trata de una actividad lúdica lo que se pretende, sino que se enmarca en estrictas razones médicas vinculadas a su salud, que es deber estatal preservar", sostuvo la abogada.

En el pedido realizado a la jueza Patricia Asaro, la defensora de Arévalo requirió que el detenido pueda ir los viernes -en principio, aunque luego se sumaría otro día más de la semana- al Centro de Día de Trelew.

La jueza Asaro resolverá luego de analizar el informe que deberá realizar el Cuerpo Médico Forense. Por su parte, el fiscal Daniel Báez se opuso al pedido: "Ya estuvo prófugo, y si sale de la cárcel existe el peligro que se fugue".

De acuerdo a la acusación de la fiscalía, Arévalo es un "killer o sicario vinculado al tráfico de estupefacientes" y en caso de ser condenado podría recibir una pena mínima a diez años de prisión.

Está procesado por el "homicidio agravado por el uso de arma de fuego" de Pedro Gustavo Machao (41), cometido el 16 de enero de 2017, en Puerto Madryn.

Leer también: Macabro : suegra, esposa e hijastros mandaron matar al padre de la familia por la herencia

La víctima cumplía un arresto domiciliario como acusado de integrar una asociación ilícita y ese día Arévalo se presentó en su casa, golpeó a la puerta y preguntó a la mujer de Machao: "Hola, ¿está Pedro?". Ante la respuesta afirmativa, entró y le pegó dos tiros en el pecho.

La autopsia determinó que murió en menos de un minuto y que el balazo -presumiblemente, calibre 9 milímetros o 357 Magnum- se hizo desde una distancia mínima de 1.50 metros.

Tras el crimen, Arévalo escapó del lugar y estuvo prófugo cerca de cuatro meses, hasta que fue detenido en mayo del año pasado en la ciudad de La Plata.

Otras Noticias