Estrés : más de la mitad de los argentinos duerme seis horas o menos por día

La mayoría, sin embargo, dice que este tiempo le alcanza. Los más estresados son los que peor descansan, lo que aumenta su nivel de estrés.
Estrés : más de la mitad de los argentinos duerme seis horas o menos por día
lunes, 10 de abril de 2017 · 00:00
SALUD.-El 51 por ciento de los argentinos duerme 6 horas o menos por día, lejos de lo recomendado por los especialistas, según los resultados arrojados por una encuesta.
 
De ese porcentaje, el 44% afirmó que duerme entre 4 y 6 horas, mientras que el 7% dijo que se duerme menos de 4 horas diarias, según el estudio de la consultora Poliarquía, en sociedad con Prosanity.
 
Además, 7 de cada 10 personas que tienen altos niveles de estrés duermen 6 o menos horas, lo que complica su cuadro.
 
De todas formas, el sondeo arrojó que el 52% afirmó que siempre o casi siempre percibe que las horas que ha dormido le resultan suficientes.
 
Si bien no se puede establecer exactamente cuántas horas de sueño son las ideales (porque cada persona es diferente), lo cierto es que en los últimos 40 años la población mundial redujo entre una y dos horas su sueño.
 
"La pauta para saber si dormimos lo suficiente es que nos alcance para mantenernos activos, concentrados y que el sueño no nos impida desarrollar nuestra actividad normal", afirma la neuróloga Silvia Leiva, miembro de la Unidad de Sueño de Fleni. 
 
Las señales más características del estrés son:
 
Emociones: ansiedad, miedo, irritabilidad, confusión.
Pensamientos: dificultad para concentrarse, pensamientos repetitivos, excesiva autocrítica, olvidos, preocupación por el futuro.
Conductas: dificultades en el habla, risa nerviosa, trato brusco en las relaciones sociales, llanto, apretar las mandíbulas, aumento del consumo de tabaco, alcohol.
Cambios físicos: músculos contraídos, dolor de cabeza, problemas de espalda o cuello, malestar estomacal, fatiga, infecciones, palpitaciones y respiración agitada.
 
¿Cómo manejar el estrés?
Existen muchas maneras de manejar el estrés. Pruebe algunas para averiguar cuáles funcionan mejor para usted.
 
Reconozca las cosas que no puede cambiar. Aceptar que no puede cambiar ciertas cosas le permite dejarlas ir y no alterarse. Por ejemplo, no puede cambiar el hecho de que debe conducir durante la hora pico. Pero puede buscar maneras de relajarse en el trayecto, como escuchar un podcast o un audiolibro.
Evite las situaciones estresantes. Siempre que le sea posible, aléjese de la fuente del estrés. Por ejemplo, si su familia discute en los días festivos, dese un descanso y salga a caminar o a dar una vuelta en el auto.
Haga ejercicio. Realizar actividades físicas todos los días es la mejor y más fácil manera de lidiar con el estrés. Al hacer ejercicio, su cerebro libera químicos que lo hacen sentir bien. También puede ayudarle con su energía reprimida o su frustración. Busque algo que disfrute, ya sea caminar, montar en bicicleta, jugar softball, nadar o bailar, y hágalo por al menos 30 minutos la mayoría de los días.
Cambie su perspectiva. Intente desarrollar una actitud más positiva ante los desafíos. Puede hacerlo reemplazando los pensamientos negativos con pensamientos más positivos.
Haga algo que disfrute. Cuando el estrés lo tenga decaído, haga algo que disfrute para ayudar a ponerlo de pie de nuevo. Puede ser algo tan simple como leer un buen libro, escuchar música, ver su película favorita o salir a cenar con un amigo. 
Aprenda nuevas maneras para relajarse. La práctica de técnicas de relajación es una gran manera de lidiar con el estrés del día a día. Las técnicas de relajación le ayudan a disminuir el ritmo cardíaco y reducir la presión sanguínea. 
Conéctese con sus seres queridos. No deje que el estrés se interponga entre usted y su vida social. Pasar tiempo con familiares y amigos puede ayudarle a sentirse mejor
Duerma lo suficiente. Intente dormir entre 7 y 9 horas todas las noches.
Consuma una dieta saludable. Comer alimentos saludables ayuda a darle energía a su cuerpo y su mente. Evite los refrigerios con altos contenidos de azúcar y consuma muchas verduras, frutas, granos integrales, lácteos reducidos o libres de grasas y proteínas magras.
Aprenda a decir que no. Si su estrés viene de realizar demasiadas tareas en casa o en el trabajo, aprenda a establecer límites. Pida ayuda a los demás cuando la necesite.

Otras Noticias