Fútbol

A fuerza de actitud, el sub 20 argentino empató con Colombia

El equipo perdía 2 a 0, pero de repente se derpertó y todo cambio. La crónica de un partido para el infarto, que trae recuerdos de un rival siempre dificil.
lunes, 26 de enero de 2009 · 00:00
Este equipo no tiene belleza como pregonaba su técnico antes del debut. Tampoco posee la calidad y el toque que supo transmitir Pekerman. Y hasta le falta la eficacia de los seleccionados de Tocalli. El sello de la era Batista, hasta el momento, es la actitud y la garra para revertir pésimos inicios en los tres partidos que jugó en el Sudamericano. Son los pibes de la angustia... Y Argentina aún no está clasificada para el hexagonal final: deberá empatar mañana con Ecuador si no quiere ver la ronda final desde Buenos Aires.

Con tres partidos en el lomo, ya se pueden sacar algunas conclusiones de este grupo. La primera es que se despierta muy tarde, que es dormilón y que ayer batió su propio record: estaba 0-1 a los ¡52 segundos! La segunda, que tiene una mentalidad digna del orgullo de cualquier psicólogo porque no se cae por nada del mundo. La tercera, que como equipo no tiene juego colectivo, que depende muchísimo de las individualidades y que si no fuera por Salvio hoy tendría varios puntos menos. ¿Hay nombres? Están menos consagrados que en otros Sub 20 pero eso también le permitió al técnico tener más tiempo de trabajo. Los chicos tienen calidad pero a veces no saben cómo utilizarla: trasladan demasiado. Y está la camada casi completa de la categoría porque de la lista original del Checho sólo falta Di Santo (el que más se extraña por su peso específico en el área) y Pablo Piatti, ya que Pastore (negado por Huracán) iba a ingresar por el ex Estudiantes.

Argentina ayer sacó chapa de guapo al revivir tras el 0-2. Enfrentó al mejor equipo del grupo A y pudo sobrevivir a la prepotencia física rival. Y eso que la gran mayoría del equipo no jugó ni regular. La pegó el Checho con el ingreso rápido de Velázquez (salió Benavídez a los 33' del PT) y también en la previa con Gaitán en campo en lugar de Ríos. Con el esfuerzo de los dos carrileros más el enorme Salvio pudo empatar un macht que tenía olor a goleada cafetera.

El Sub 20 padeció inseguridad defensiva. El cambio de arquero no dio resultado porque Rodríguez no ingresó derecho y los cuatro del fondo sufrieron con el grandote Pérez más de la cuenta. Encima, el doble cinco no funcionó y Franco Zuculini no se pareció al pichón de crack que se lució Racing. La imagen final, con los chicos argentinos tocando la pelota en un tiro libre en lugar de tirarla al área directo dice muchas cosas... Y también el gesto de Batista: chocó sus manos con bronca por el empate y enseguida comenzó a aplaudir a sus jugadores. Este grupo de chicos está para el diván.

Otras Noticias