Deportes

Treinta años de Diego con la azul y oro

Se cumplen tres décadas del debut de Maradona en el club de la Ribera. Fue frente a Talleres de Córdoba, en la Bombonera, el 22 de febrero de 1981. Marcó dos goles de penal, en la goleada por 4 a 1.
martes, 22 de febrero de 2011 · 00:00
El primer gran impacto lo había provocado Diego con su debut en Argentinos Juniors, al filo de los 16 años, en 1976. Quedó certificado ese día del caño a Juan Domingo Cabrera, de Talleres de Córdoba, que el fútbol argentino iba a alumbrar desde esa figura retacona y esa zurda mágica a una de las estrellas máximas de su historia de maestros venerados.

Desde entonces se fue moldeando, rápidamente, el jugador de estilo diferente, descarado, habilidoso, goleador. Tan rápido que César Menotti lo hizo debutar en un amistoso de la Selección —frente a Hungría— antes de cumplir los 17. Había un regocijo público esperando cada actauación del pibe de rulos de Villa Fiorito.

Y su vida empezó rodar su incomparable novela. Que incluyó una amarga frustración al quedar excluido del plantel del Mundial 78, una alegría juvenil, en Tokio, al año siguiente. y un reconocimiento internacional que crecía. Lo quería Barcelona, ciertamente. Y sonaba para River, también. Argentinos ya no podía retenerlo.

Boca había navegado por las incertidumbre en 1980. El presidente Martín Noel y el vice, Domingo Corigliano. Querían dar un golpe de efecto salvador. Y pensaron en la gran contratación. Maradona ya había manifestado su deseos de jugar en Boca, ya proclamada su adhesión de hinchas. Fueron febriles y extensas las negociaciones. Cedió, al fin, Próspero Cónsoli , el presidente de Argentinos. Y se armó un préstamo por un año y medio por dos millones de dólares y la cesión definitiva de cuatro jugadores (Santos, Rotondi, Salinas, Randazzo) y el préstamo de dos (Zanabria y Bordón).
La opción se fijó en 6 millones dólares.

Cifras astronómicas en aquel tiempo. Al fin se firmó el contrato el 19 de febrero. Al día siguiente, el viernes , se hizo la presentación oficial en un amistoso en la Bombonera. Un tiempo para Argentinos y otro para Boca.
Traía una lesión, Diego.

Pero era demasiado grande el operativo como para prestarle atención. Le obsequió la última camiseta de Argentinos a Francis Cornejo, su descubridor en los Cebollitas.
El domingo 22 de febrero de 1981, hace hoy 30 años, se produjo su soñado debut en Boca.

Fue un delirio de más de 55 mil gritos la Bombonera aquella tarde del comienzo del Metropolitano ante Talleres. Otra vez Talleres, como en la primera aparición. Silvio Marzolini , una gloria del club, era el técnico de aquel equipo. Al que prestigiaban las llegadas de Miguel Brindisi, de Osvaldo Escudero y del uruguayo Ariel Krasouski (no estuvo esa tarde). Y permanecían Hugo Gatti y Roberto Mouzo como los destacados.

Talleres tenía algunos campeones mundiales del 78 (Baley, Luis Galván, Valencia) y otros nombres notables. Pero Boca necesitaba la fiesta de la reivindicación y del lanzamiento del idilio de Diego con la gente. Maradona hizo dos goles de penal. El primero y el cuarto de la goleada por 4 a 1. Los dos intermedios los anotó Brindisi quien fue la gran figura de las fechas iniciales mientras Diego buscaba su mejor forma. Al fin, Boca fue campeón.

Logró el título imprescindible tras un mano a mano con el Ferro de Carlos Griguol.
Hace 30 años nació el romance.
Y fueron fieles Maradona y Boca, a pesar de las distancias. Porque las pasiones no se negocian.

Otras Noticias