Por Eduardo Van der Kooy para Clarín

La elección, convertida en chiquero

Detrás de la nueva apuesta política de Kirchner se esconde la desesperación. Ni el anticipo de las legislativas ni su candidatura despejaron dudas sobre el triunfo.
domingo, 12 de abril de 2009 · 00:00
Hay un hombre desesperado que está actuando con desesperación. Difícilmente pueda encontrarse otra interpretación a las últimas conductas de Néstor Kirchner. El ex presidente revolea trompadas como el boxeador que empieza a sentirse con piernas de algodón y teme desmoronarse en la lona.

El Kirchner enceguecido es el verdadero Kirchner. No es el hombre que aparece en público exudando confianza y con semblante de triunfador. Tampoco es el que afirma que las cosas en la Argentina marchan muy bien. Ni las cosas están bien ni el ex presidente está seguro de que podrá evitar un naufragio electoral el 28 de junio.

¿Por qué su desesperación? Porque la economía viene galopando en descenso aunque las cifras del INDEC muestren una realidad más apacible. Porque ha terminado convirtiendo a Cristina, su mujer, en una mascarita en vez de la cara visible del Gobierno y de la autoridad. Ha hecho consumir de modo increíble, en poquito más de un año, las esperanzas que había despertado la Presidenta. Los comicios legislativos, así las cosas, pondrán en juego el destino del Gobierno y también su condición de patrón del peronismo.

La escalada del ex presidente comenzó cuando resolvió trasladar de octubre a junio las legislativas. Intuyó que podía constituir un golpe fatal para la oposición. No parece haberlo sido, aun dentro de la debilidad, porque aquel anticipo apuró el acuerdo en el PJ disidente entre Francisco De Narváez y Felipe Solá y no logró desoldar la fusión entre la Coalición Cívica y los radicales.

Esa previsión fallida lo impulsó a lanzarse como candidato a diputado en Buenos Aires. Hubo en la maniobra de bastante omnipotencia y enajenación: Kirchner calculó que su presencia en la arena electoral desbalancearía el tablero. Nada de eso sucedió. Todas las encuestas, también las que circulan por Olivos, revelan a menos de tres meses de las elecciones una suave preeminencia del ex presidente. Peligrosamente suave para el tiempo que resta y con una realidad que tiende a plagarse día tras día de conflictos.

Aquel nuevo paso en falso terminó por convencerlo de que no estaba en condiciones de guardar ni un centavo del escuálido capital político que conserva. Jugó el resto, aunque con Kirchner nunca parece estar dicha la última palabra. Montó a Daniel Scioli en la lista de diputados bonaerenses junto a él y presiona a los intendentes a encabezar en cada uno de sus distritos la nómina de concejales. "O nos salvamos todos juntos o nos hundimos todos juntos", comunicó con cierta remembranza cesarista y con tono de hipotética epopeya que suele envolver en este tiempo sus razonamientos, decisiones y palabras.

¿Por qué razón semejante manotazo? Por el fracaso de sus estrategias anteriores. Pero también por un secreto a voces que corría como reguero en las tierras del conurbano: se sabía de tratativas de varios intendentes con la dupla del peronismo disidente para armar listas de concejales consensuadas. "Después del 28 de junio estaremos de nuevo todos juntos", era el lema clandestino. Se trata de una práctica que los avezados capitanes manejan con la sabiduría de un buen ajedrecista. "Kirchner les puso un revólver en la nuca y los dejó sin doble juego", describió un peón político del kirchnerismo.

Esa fue, sin dudas, una razón de peso. Aunque existieron otras. El esquema electoral del Gobierno se viene desgajando en los principales distritos. Las derrotas podrían resultar allí desastrosas. La última novedad fue la ruptura con Juan Schiaretti en Córdoba. El gobernador llevará como postulante a senador al ex defensor del Pueblo Eduardo Mondino. Un dirigente que jamás agradó a los Kirchner y que tuvo posición tenaz a favor del campo.

Antes de esa novedad figuró el distancimiento de Carlos Reutemann en Santa Fe y su renovada aproximación a Eduardo Buzzi para que lo acompañe encabezando la lista de diputados. El presidente de la FAA aparece entre los dirigentes con mejor intención de voto en la provincia.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias