Por Nelson Castro para Perfil

Entre la 'kaja” y la fe

“Ha llegado la hora de quemar las naves”, decía alguien desde las cercanías de un intendente bonaerense que todavía se resiste a integrar las listas testimoniales.
domingo, 26 de abril de 2009 · 00:00
“Ha llegado la hora de quemar las naves”, decía alguien desde las cercanías de un intendente bonaerense que todavía se resiste a integrar las listas testimoniales. La presión que sobre él y otros pares suyos está ejerciendo Néstor Kirchner se ha tornado insoportable. El ambiente de desconfianza es tremendo.

El ex presidente en funciones sabe perfectamente la situación de zozobra que allí se vive. Sabe que muchos están coqueteando con el PJ disidente. Sabe que muchos de ellos que, ante su presencia, le muestran una forzada sonrisa, hablan y visitan a Eduardo Duhalde.

Sabe que la traición está a la vuelta de la esquina. Sabe, también, que ya no hay vuelta atrás.
Una no postulación suya significaría el reconocimiento de una derrota. Se resiste a creer en los números de aquellas encuestas que le son cada vez menos favorables y que son realizadas por las consultoras que reconocen haber sido contratadas por el Gobierno.

Tanto éstas como aquellas que trabajan independientemente, coinciden en sus datos. La foto de hoy día es la siguiente:

En la provincia de Buenos Aires la dupla Kirchner-Scioli está alrededor del 34% con una tendencia inestable. La lista que encabezan De Narváez y Solá está entre 4 a 5 puntos abajo y con una tendencia a la suba. En el Conurbano bonaerense, las cosas se han complicado para el oficialismo. Es por eso que muchos intendentes están diciendo que no a las listas testimoniales.
A Néstor Kirchner, esto lo está sorprendiendo y disgustando. En la idea de apelar a las reglas de la caja como factor exclusivo de poder, el ex presidente en funciones ha decidido redoblar el paso.

El tema agregado es lo que está pasando en el interior de la provincia de Buenos Aires.
Ahí se están observando algunos guarismos que sorprenden. En Mar del Plata el kirchnerismo no estaría llegando al 10% de los votos e igual situación se estaría viviendo en Bahía Blanca.

En el resto de la Provincia se da el caso de intendentes del Frente para la Victoria que por sí solos están claramente arriba de Néstor Kirchner. A muchos de ellos la asociación con el ex presidente en funciones les resta votos.

La polarización entre el kirchnerismo y el peronismo disidente se llevará casi el 70% de los sufragios. Atrás está quedando la unión de la UCR con la Coalición Cívica.
La performance de Scioli aislado es mejor que la de Kirchner.

El problema para Scioli es que a él la asociación con el ex presidente en funciones también le resta votos. Kirchner está fuerte aún en el Conurbano profundo.

En estas horas, la intriga sobre la presencia o no de Nacha Guevara en el tercer lugar de la lista de candidatos a diputados nacionales no tenía respuesta oficial. La verdad, al momento de escribir esta columna, es la siguiente: efectivamente, a Nacha Guevara le hicieron el ofrecimiento para integrar la lista. Para algunas fuentes, la decisión ya habría sido tomada por el matrimonio presidencial hace unos días en una de sus habituales estadías en El Calafate.

Hay que recordar, además, que Daniel Scioli dio un apoyo político decisivo para la
representación del exitoso musical Evita, del que la actriz y cantante fue protagonista, en el Teatro Argentino de La Plata. Así entonces, Nacha Guevara podría estar interesada en aceptar la propuesta. Por lo tanto, mientras piensa en su viaje a la Polinesia, sigue meditando su respuesta. Todo el centro de la atención de Néstor Kirchner está en la provincia de Buenos Aires. Es la única chance de resguardar algo de su decreciente capital político.
En la tarde de ayer sábado, el ministro Randazzo estaba de reunión en reunión con referentes políticos de la provincia. “Si estuviéramos tan mal como dicen muchos, hoy el kirchnerismo sacaría menos 10”, bromea una fuente del Gobierno para expresar que “en el segundo cordón del Gran Buenos Aires estamos muy bien, en el primero bien y en el interior no estamos como antes”.

Otras Noticias