Por Nelson Castro para Perfil

Bienvenidos al shopping

La compra de voluntades en el Congreso se da desde la famosa 125, pero la acusación del ex gobernador la puso en la agenda política.
martes, 03 de agosto de 2010 · 00:00
La anécdota se remonta a aquella crucial madrugada del 17 de julio de 2008 en la que Julio Cobos, con su voto “no positivo” derribó la Resolución 125 y aniquiló su sociedad con Cristina y Néstor Kirchner.

En esos momentos, en los que el Gobierno no escatimaba ni esfuerzos ni recursos para cooptar voluntades, uno de los senadores clave –que en ese entonces pertenecía al oficialismo y cuyo voto estaba en dudas– decidió resistir. Por lo tanto, apagó su teléfono celular durante todo el día a fin de escapar a cualquier intento de apriete. Aún se recuerda la conmoción y expectativa que la aparición de este hombre produjo en el recinto, minutos antes de comenzar su exposición. Fue en ese momento cuando uno de los legisladores que estaban cerca de él recibió un mensaje en su celular destinado a su colega díscolo.
 
“Hay dos millones de dólares para vos”, decía el mensaje que hacía referencia a la recompensa que se le ofrecía en caso de que votase a favor de la polémica medida. Como el legislador aludido seguía sin responder, hubo un segundo mensaje: “Pedí lo que quieras”, expresaba el texto en cuestión. Finalmente, el protagonista de esta historia, un senador al que también el matrimonio presidencial colocó en su lista negra, privilegió el resguardo de su dignidad y mantuvo su voto, que fue negativo.

Esta anécdota, que constará en un libro de próxima aparición contando con todo detalle la historia de la Resolución 125, es una muestra que da pleno sustento a las denuncias de cooptación de voluntades que, a la manera de un shopping, el Gobierno ha usado y sigue usando a fin de doblegar las voluntades de aquellos políticos que le son críticos. Por todo esto es que para muchos resulta curiosa la reacción de enojo, con mucho de sobreactuación, con que han respondido distintos funcionarios del oficialismo ante una revelación que tiene poco de novedosa.
¿Qué es si no lo que padeció el gobernador de Corrientes, Ricardo Colombi, obligado a la genuflexión para obtener fondos destinados a las esmirriadas arcas de su provincia, fondos que al final nunca le enviaron?

¿Que es, si no, lo que se narró en esta columna la semana pasada en relación con las peripecias que pasó el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, como consecuencia de la resistencia de la senadora Elena Di Perna a votar afirmativamente la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo?

¿Qué es, si no, la metodología del apriete y del canje de votos por fondos comprometidos para obras públicas con la que se presiona a legisladores, gobernadores e intendentes que se animan a esbozar una postura crítica hacia el Gobierno?

¿Qué es, si no, lo que viene denunciando la senadora oficialista por Formosa, Adriana Bertolozzi?
¿Qué fue, si no, la sorpresiva invitación hecha a las senadoras para participar sin un motivo claro del viaje de la Presidenta a la China?

Hay, por supuesto, conductas dignas de quienes comprenden perfectamente el significado de estos hechos y, por lo tanto, se resisten. Pero el costo que asumen y que corren es alto. Ahí está el caso del intendente de La Plata, Pablo Bruera, a quien sus gestos de rebeldía le representan la no cesión de fondos ya comprometidos para terminar obra pública.

Claro que esta conducta no es exclusiva de los Kirchner. Es parte de una cultura más extendida que nos retrotrae a aquellos días febriles de la aprobación de la Ley de Flexibilización Laboral que generó el escándalo que marcó el comienzo del fin de aquel trágico gobierno de la Alianza.
De esto, por supuesto, siempre es difícil encontrar pruebas, salvo que aparezca un Pontaquarto, lo cual no parece probable en este convulsionado presente.

Esto también es aplicable al escándalo por el supuesto pago de coimas para “aceitar” la venta de maquinaria agrícola a Venezuela. Los testimonios de empresarios que se negaron a pagar esa comisión de l5% –que era una coima legalizada– van apareciendo en cuentagotas y, obviamente, en

Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias

Otras Noticias