Por Federico Mena Saravia para El Intrasigente

Amenazas de tinte mafioso a periodistas de El Intransigente

En mi carácter de director repudio las amenazas hacia mí, mi familia y el equipo de prensa de este medio
miércoles, 8 de abril de 2015 · 00:00

SALTA.- Cuando las verdades hieren, los heridos buscan venganza. No es la primera vez que los periodistas del equipo de redacción de El Intransigente Salta reciben amenazas. Sin embargo, en esta ocasión, los columnistas y redactores recibieron mensajes con un claro tinte "mafioso" por sus notas y opiniones.

En mi carácter de director, recibo constantes amenazas por las notas de opinión que vierte nuestro diario, siempre que las mismas se encuentren relacionadas con la corrupción que sufrió Salta durante el Gobierno romerista.

La violencia verbal y el grado de conocimiento que tienen los amedrentadores sobre mis movimientos y los de mi familia, me han obligado a tomar drásticas medidas de seguridad para proteger a mi entorno y a mí mismo.

Pero durante esta campaña política las amenazas que sufrimos mi familia y yo se extendieron al equipo de prensa de El Intransigente, particularmente a los columnistas que suelen firmar notas contra Juan Carlos Romero y sus socios políticos, algo que hasta ahora no había sucedido.

El primer hecho de violencia manifiesta fue público y encarado nada menos que por el equipo de prensa del Senador Juan Carlos Romero. En aquel momento, todo el aparato de campaña del senador se ocupó de amedrentar a Diego "Turco" Nofal, tomándole fotografías mientras hacía una cobertura, intentando desprestigiarlo con un comunicado en el cual aseguraba que Nofal había montado una manifestación en contra del Senador.

Las intimidaciones no terminaron ahí. Tras las amenazas a Nofal, El Intransigente contestó con una serie de duras columnas editoriales y los mensajes de amedrentamiento subieron el tenor.

La víctima de la siguiente amenaza explícita fue el periodista Eduardo "Huaity" González. El reportero es uno de los columnistas más activos del medio, sus notas suelen venir cargadas de información incómoda para varios sectores del poder político y económico, todos ellos cercanos al Senador Romero. González recibió anoche mensajes de texto en su celular particular. Las amenazas surgieron de un número desconocido con código de área proveniente de la localidad de Hipólito Irigoyen, en donde vive una amiga personal del periodista. Una vez más, tal como ocurrió conmigo, los mensajes contenían información personal y familiar del periodista.

Para dejar en claro que la intención de la nueva serie de amenazas era silenciar a El Intransigente, hace pocas horas Fátima Uñate, una de las periodistas que más tiempo lleva en el medio, recibió mensajes intimidatorios. Los SMS que le enviaron a la periodista tenían el mismo tenor que los recibidos la noche anterior por González.

"Tené cuidado con lo que escribís" es una frase que se repitió en cada intimidación recibida por mí o los periodistas que me acompañan en la noble tarea de contar "la verdad entera siempre".

Desde la redacción de este medio acompañamos a nuestros compañeros y repudiamos las amenazas a la libertad de prensa y a su seguridad personal.


Federico Mena Saravia
Director El Intransigente

Otras Noticias