Por Nicolás Wiñazki para Clarín

El estruendoso silencio de la ex presidenta

Cristina Elisabet Fernández la ex amigade Lázaro,se mantiene muda.
miércoles, 04 de mayo de 2016 · 00:00

Lázaro Báez cumplirá mañana un mes en prisión. Lo acechan los temores. Su hijo Martín podría terminar en la cárcel por el mismo caso de lavado de dinero por el que él perdió la libertad. Hace treinta días que no ve a su familia. Su salud se deterioró.

En este tiempo de desdicha hay alguien que no lo defendió en público, que ni siquiera dijo una palabra sobre él, así como hacía cuando tenía poder, todo el aparato del Estado a su disposición. Es nada más ni nada menos que su socia comercial, esposa de quien consideraba su mejor amigo, la ex presidenta Cristina Elisabet Fernández: ella permanece en silencio respecto a esta situación espectacular, en el peor sentido, que la afecta a ella, a su familia, y hasta a su situación procesal en uno de los tantos expedientes judiciales en los que está imputada por posibles delitos financieros.

Cristina reapareció en público cuando declaró en indagatoria en otro caso, el que investiga la operatoria del Banco Central conocida como “dólar futuro”.

Encabezó un acto en tribunales frente a miles de militantes. Dijo que era una perseguido política. No dijo nada de “El Negro”, la persona a la que benefició con miles de millones de pesos desde el Estado que manejó durante ocho años, y con quien compartió, por ejemplo, la ultima cena junto a su esposo, Néstor.


El silencio sobre la prisión del acusado de ser su testaferro contrasta con otras expresiones públicas de la ex presidenta. “¡Que jornada tan maravillosa, estoy muy contenta!”, dijo vía teléfonica, por ejemplo, el sábado 30 en un acto de artistas K refiriéndose a la movilización sindical.

El quebranto de la principal empresa de Báez, Austral Construcciones, dejó en la calle al menos a 1800 obreros de la construcción en Santa Cruz, su provincia, que reclamaron en vano, también por las calles de Río Gallegos.

En su visita a Buenos Aires, Cristina se reunió con diputados, senadores, e intendentes: no les dijo nada de Báez. También dejó un mensaje grabado en la radio AM 750: pidió a los oyentes que tengan “pensamiento crítico”. Nada de Báez. El domingo, el ex secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, emitió un comunicado rabioso por una nota del portal Infobae en la que un mozo de Presidencia contaba que se sintió maltratado durante la gestión K. Parrilli, ex jefe de la SIDE, remarcó que ese señor era un “mentiroso”: desmintió que Cristina tomase tés medicinales. Tomaba mate cocido, se enojó.

Como vocero de la ex presideta, su bronca se enfocó infusiones que bebía su jefa: evitó aún explicar la situación de Báez. El silencio de Cristina sobre el tema es un mensaje elocuente.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias