Por V. Cordero para La Prensa

Cristina Fernández es muy malhablada pero no habla mal

Sobre los nuevos audios de la ex Presidenta y la recurrencia a las malas palabras
martes, 20 de febrero de 2018 · 13:30

EDITORIAL.-Seguramente a usted, querido lector, le causó gracia o le dio pie para el chiste fácil o incluso utilizó esto para agrandar la grieta. Si usted es simpatizante de la ex presidenta seguro le habrá llamado la atención y callará sin decir jamás lo que realmente piensa por aquello del verticalismo.

Yo no estoy en ningún lado y le voy a decir que me dio lástima, pena y hasta un poco de desilusión.   Ayer el periodista Luis Majul dio a conocer una parte de las nuevas escuchas telefónicas entre Cristina Fernández de Kirchner y su colaborador más fiel, Oscar Parrilli.

En las mismas aparece la verdadera esencia de una mujer que aparentaba un barniz cultural y educativo que ahora se empieza a confirmar que era sólo un decorado más en su existencia ya tan actoral como política. No voy a analizar el contenido partidario que puedan tener estas conversaciones, ni la importancia política ni su trascendencia, voy sólo a limitarme a analizar el lenguaje de una mujer que alguien, con mucha imaginación, tildó de "estadista".

 

Leer también: Aparecen nuevos audios de Cristina Kirchner: "Que se suturen el orto"

 Primero les dejo las frases de la viuda de Kirchner en sus charlas con su aplaudidor más cercano: "CFK: - Dale, ¿dale? ¿Pero vos decís que lo del partido, los dejemos a estos pelotudos hablando solos ahí en el partido? CFK: - No, que se suturen el orto! Aparte a mí nunca me importó el partido. Acá nunca le dimos bola tampoco. CFK: - ¿Vos te creés que la gente registra lo que dice Pichetto? Y si lo registra, lo registra para putearlo. Nooo! Nooo! Ignorarlos. ¡Al que hay que pegarle es a Massa! CFK: - No, acá hay que sacudirla a la gorda hija de puta esta (se refiere a Margarita Stolbizer) y a Massa, no hay que perder el tiempo con Pichetto y todos esos, noooo, dejalos. CFK: - ¿Vos viste a Remo Carlotto (se refiere al nieto aparecido de Estela Carlotto), el hijo de puta que se fue con los del Evita?".  Además tila de "cocoliches" a César Milani y Guillermo Moreno.

Ese vocabulario barriobajero, soez, simplón e insultante proviene de la boca de quien quiso dar cátedra de algo alguna vez. Además de insultar ahora a la madre del nieto de Carlotto de quien públicamente dijo que era como su propia madre, la ex presidenta usa frases de barrabrava, descalifica sin límites y además llama "gorda" a otra mujer, o sea que el "ni una menos" para ella fue únicamente un eslogan hueco. Escuchar a quien condujera el país por ocho años hablar de esta manera desanima a cualquiera. Uno piensa que esta mujer que hablaba de la cultura en verdad la ignoraba, porque Cristina Fernández mal habla, es decir, rompe la ética del lenguaje algo muy distinto a hablar mal, que consiste en el erróneo uso de la gramática.

Mirá además: Difunden nuevos audios entre Cristina Fernández y Oscar Parrilli . Escuchalos

Y un jefe de Estado no puede ni debe ser malhablado porque lo rebaja a la categoría de vulgar. Una decepción saber que aquellos primeros insultos que vieron la luz pública no fuera excepciones.

Hace muy poco los medios españoles montaron un escándalo cuando se filtró una frase que Antonio Basagoiti, líder del PP le dijo a otro político: "Le he regalado a Rajoy unas anchoas cojonudas", una tontería al lado de nuestro autóctono caso.

 

Te puede interesar: Aparecen nuevos audios de alto voltaje político entre Cristina Kirchner y Parrilli

 

Otras Noticias