Por Sebastián Dumont para La Prensa

Golpe al corazón de la­ "niña mimada" de Cambiemos­

Promesas que no se cumplen a rajatabla, parate y caída de imagen, en medio del desembarco del FMI.
jueves, 10 de mayo de 2018 · 11:10

EDITORIALES.- Un reciente informe de la Universidad de San Andres midió el nivel de satisfacción de las políticas que lleva adelante el gobierno de Cambiemos. Fue antes de esta semana convulsionada por las medidas económicas y por la evolución del dólar. Además del anuncio del regreso al Fondo Monetario Internacional. En ese sondeo, entre marzo y abril de este año en el único ítem que no se modificó la percepción sobre el rumbo del gobierno fue en la obra pública, ubicada en el 52% de aprobación. En el resto de los puntos consultados, la imagen bajó en todos los aspectos. Justamente, la obra pública será parte de los recortes anunciados por el ministro de hacienda, Nicolás Dujovne. Fue en uno de los momentos más duros de la corrida y se trata de bajar la meta de reducción del deficit fiscal de 3,2 a 1,7 de producto bruto interno. Si se traduce a números, hablamos de 30 mil millones de pesos. ¿Cómo impactará ello en la provincia de Buenos Aires, y sobre todo en los municipios? Para los intendentes, sobre todo en el conurbano, la obra pública es combustible esencial para pensar en las futuras elecciones. Sin embargo, consultados varios de ellos, admiten que aún no habían arrancado las obras previstas para 2018.­

Durante los dos primeros años del gobierno de María Eugenia Vidal, se instrumentó un mecanismo conocido como Fondo de Infraestructura Municipal. Se trataba de un monto destinado para cada municipio con el objetivo de hacer obras públicas, que surgió de un porcentaje por el dinero que la provincia tomara como deuda. El reparto se hacía bajo el índice de la coparticipación. Pero esto ya es pasado.­

Mirá más: FMI, aumentos y temor por más despidos: todo lo esperado

 

PREOCUPACION DE JEFES COMUNALES­

Cuando se votó el presupuesto en 2018 en la Legislatura Bonaerense no se incluyó, de parte del oficialismo, la creación del Fondo en cuestión. Se dijo que los municipios iban a poder hacer obras a través de convenios que firmaran con la provincia a través del ministerio de infraestructura que conduce Roberto Gigante. Todavía no se firmó ninguno de ellos. Y ello es motivo de preocupación de los jefes comunales, oficialistas y opositores. Mucho antes de las recientes medidas restrictivas anunciadas hace unos días.­

El lunes, María Eugenia Vidal fue a Olivos y escuchó de boca del propio presidente Mauricio Macri, cuál sería el monto afectado en el recorte para la provincia de Buenos Aires. Se habla de 7.500 millones para obras nuevas. Y la promesa que las que están en marcha se terminarán. Los intendentes ya hacen cuentas de lo que pasará en sus comunas. ­

En estricto off de record, un alcalde de Cambiemos del conurbano le dijo a este medio que ya Marcos Peña les había adelantado que iba a haber un parate en las ejecución de nuevas obras públicas. En todo caso, podrían comenzar algunas a finales de este año para inaugurar en el año electoral. La necesidad este año era y es ajustar las cuentas. Sin que se notará tanto. Ahora ya ello no es posible. ­

La preocupación fue motivo de charlas previas entre los intendentes de Cambiemos y el gobierno bonaerense. Esperaban que los llamaran para firmar los convenios. Por su parte, los jefes comunales peronistas no tenían demasiadas esperanzas, más allá de haber sido, muchos de ellos, los que mejor implementaron el FIM en los años previos.­

En 2017 la provincia conformó un fondo de 7.976 millones de pesos para obras públicas que proyectaron las comunas, además de las que encaró el gobierno nacional y provincial por su parte. De ese monto, se certificaron 5.991 millones de pesos. Del conurbano, los municipios que terminaron todas las obras fueron, entre otros, José C. Paz (PJ), San Miguel (Cambiemos), San Isidro (Cambiemos), Vicente López (Cambiemos), Esteban Echeverría (PJ), Lomas de Zamora (PJ), Almirante Brown (PJ), Lanús (Cambiemos) y La Plata (Cambiemos) entre otros. Si se observa la lista completa, la mayoría de las comunas cumplieron con la ejecución, aunque con diferencias entre las 1.041 obras proyectadas. De los 135 municipios de la provincia, en 2017 fueron 43 comunas las que terminaron las obras, 39 entre el 89 y el 99 por ciento de ejecución, 37 intendencias entre el 75 y 89 por ciento mientras que 16 municipios no llegaron al 75 de ejecución. Todos estos números son oficiales.­

3.200 OBRAS PROYECTADAS­

En la última asamblea legislativa María Eugenia Vidal anunció que tenía cerca de 3.200 obras proyectadas hasta la finalización del mandato. En la actualidad se habla de 1.300 que empezaron. Estas últimas, tienen la promesa de que serán terminadas. Muchas de ellas, seguramente se inaugurarán en 2019 con las elecciones cerca. Para el resto habrá que esperar para mejores momentos.

La llegada del FMI y los recortes anunciados no hacen otra cosa que blanquear una realidad que la mayoría de los intendentes ya palpaba en la realidad de sus distritos. El recorte había llegado. Y ello se verificaba en la demora para la puesta en marcha de los trabajos. Habrá que estudiar con detenimiento los famoso índices de las "subejecución presupuestaria". Lo concreto, desde lo político, es que Cambiemos tuvo que recortar su propia "gallina de los huevos de oro". La obra pública, hasta aquí el principal activo del gobierno. Por ello, cuando en la argentina se anticipan reelecciones sin discusión, nunca hay que dejar de pensar que puede surgir un "cisne negro".­

Leer además: Mauricio Macri: "Argentina vuelve al FMI"

Otras Noticias