ESTA NOCHE

La noche más triste de Alejandro Fantino: "Estoy profundamente golpeado"

Lo reveló en la apertura del ciclo de América.
lunes, 25 de noviembre de 2019 · 23:44

"Estoy profundamente golpeado Este tipo de momentos no los preparo. La persona de las que le voy a hablar no puedo decirles que fuera mi amiga, pero sí trascendente en mi vida. Les voy a hablar de alguien que ya no está: de un genio que ya no está. Genio es un genio. Se puede ser genio encontrando una vacuna, encontrando una respuesta, o se puede ser como un genio como el Negro Ávila", indicó Alejandro Fantino.

Alejandro Fantino protagonizó esta noche la apertura más difícil de Animales Sueltos de los últimos tiempos. Devastado, serio, visiblemente golpeado, el conductor de América dedicó 10 minutos a la muerte de Carlos Ávila, el reconocido empresario y creador de Torneos y Competencias, padre de Juan Cruz Ávila, quien creó el ciclo político.

"Fue un genio porque enseñó. El 75% de los que ven laburando en la tele le deben algo a él. Todos le debemos algo. Reitero: no era mi amigo. No sé con cuántos lo puedo hacer a lo que voy a hacer: tenía 24 años, llego a TyC Sports para hacer Club Social y Deportivo, no entendí que estaba al aire, acelerando en las curvas, tiré una barbaridad de Torneos y Competencias, hablé de los porcentajes del Negro Ávila y cuánto el diario Clarín", reveló el periodista.

“Yo no lo conocía a él. Me dicen que el Negro Ávila quería hablar conmigo. No era un cuatro de copas. Era una carta de póker. Tenía un cagazo. Este tipo nos va a arruinar. Entro y estaba el negro sentado en una oficina con 400 televisores prendidos. Me senté y durante 20 minutos el tipo me dio una clase por qué le había molestado lo que había dicho, me explicó de televisión, de deportes, de todo. No lo vi más. Seguí en mi vida", recordó Fantino.

“Hasta que un día me dejó una nota: 'Hola, Ale, soy el Negro Ávila, mi hijo Juan Cruz quiere verte'. Así empezó Animales Sueltos. No lo digo porque me dio una mano. Llegó desde Paraguay con nada. Es el papá de Juan Cruz, que es mi amigo. No tengo qué más decir de este hombre. Solamente que el fútbol argentino le debe parte de su grandeza a este tipo, a un genio”, cerró, conmovido, Alejandro Fantino.