REALEZA

Camilla Parker Bowles lo convenció: la mayor traición del Príncipe Carlos al Príncipe Harry

No se lo esperaba jamás.
viernes, 10 de enero de 2020 · 21:31

Tras la bomba que soltaron los Duques de Sussex por abandonar las funciones reales, llegan las primeras consecuencias económicas de la mano de quienes menos esperaban: el Príncipe Carlos decidió retirar el sueldo que el Príncipe Harry cobraba del ducado de Cornualles.

 

El Príncipe Harry y Meghan Markle no renunciarían a todos sus ingresos, sino solo al 5% que les llega de dinero público y que está destinado a cubrir gastos oficiales. El otro 95% proviene del ducado de Cornualles, es decir, del Príncipe Carlos. Un dinero que se supone van a seguir percibiendo. O al menos esa era su intención.

Pero parece que el Príncipe de Gales no está de acuerdo con estos planes. Según 'The Times', Carlos está más que dispuesto a retirarles esta asignación, por el enojo monumental que tiene después del comunicado de Harry y Meghan Markle, al igual que la Reina Isabel y el Príncipe William. No por la decisión en sí, sino por haber sido tomada de forma unilateral y cuando las conversaciones con el núcleo duro de los Windsor para establecer su nuevo modelo de trabajo estaban en una fase muy temprana, tal y como confirmó Buckingham solo un rato después del anuncio de los Sussex.

 

Según fuentes de Clarence House, el Príncipe Carlos no está dispuesto a seguir costeando los gastos de Harry y Meghan Markle, por muy oficiales que sean, después del paso que han dado. Y ha dejado claro a su entorno de trabajo más cercano que "no les firmará un cheque en blanco" cuando los roles institucionales de uno y de otro van a ser completamente diferentes. Más aún cuando la intención que tienen es obtener ingresos extras de forma ajena a la Familia Real, algo que hasta ahora no les está permitido.

 

Por el momento, la Reina Isabel sigue en Sandringham, donde se quedará hasta la primera semana de febrero. Desde allí ha solicitado a las cuatro casas -Clarence, Kensington, Sussex y Buckingham- que mantengan una reunión para buscar una solución viable para que esta situación pueda resolverse "en unos días, no en semanas". Unas reuniones en las que también estaría el Gobierno británico, haciendo que la relativa renuncia de Harry y Meghan se haya convertido en un asunto de Estado.