La drástica decisión de Lara Bernasconi y Federico Álvarez Castillo tras el escándalo del cordero

La pareja está en el ojo de la tormenta desde que le lanzaran el animal a la pileta desde un helicóptero.
viernes, 17 de enero de 2020 · 09:43

Lara Bernasconi y Federico Álvarez Castillo tomaron una drástica decisión tras el escándalo del cordero que les arrojaron desde un helicóptero a la pileta de la casa que la pareja tiene en Pinar del Faro, una zona exclusiva de Punta del Este.

Tras varias versiones sobre los hechos, la modelo de 39 años y el dueño de Etiqueta Negra cayeron en contradicciones y hasta generaron el repudio de los vecinos, quienes habrían expresado su disconformidad con la presencia del matrimonio en el lugar. 

Es por eso que Bernasconi y Castillo decidieron no permanecer en el lugar tras también sufrir varios escraches de organizaciones proteccionistas en locales de ropa de las distintas marcas del empresario. 

El caso del cordero que comenzó como un viral repudiable terminó en una investigación por parte de la justicia uruguaya, cuya fiscal Ana Dean, encargada de determinar los responsables del hecho, confirmó que el animal fue "retirado de la pileta" y que luego la tucumana y su familia "se lo comieron". 

Las declaraciones de César Juricich en Confrontados, programa que conducen Rodrigo Lussich y Carla Conte, tampoco favorecen a la madrina del Banco de Alimentos de Tucumán y su esposo: "Esto no se trata de un chiste de mal gusto, ella se encargó durante toda la tarde de mandar un chat invitando a sus amigos a comer un cordero "que iba a caer del cielo", no era algo que desconocían".

Por otra parte, Javier Volonté, dueño del country donde hasta este momento vivían la madrina de Etiqueta Negra con su esposo e hijo, los desmintió categóricamente ante la Policía del Departamento de Maldonado en Uruguay, quien había dicho que el cordero era un regalo de su parte por los Reyes Magos. 

Sobre el incidente, Lara Bernasconi había asegurado que tanto ella como Federico Álvarez Castillo no tenían nada que ver con el hecho y que "alguien" les había tirado el cordero desde el helicóptero. Una versión asegura que quien arrojó el animal fue Sebastián Pacha Cantón, como "una broma".