REALEZA

A los gritos en plena calle: la Reina Sofía se enteró del escándalo y teme que llegue lo peor

No sabría qué hacer sin él y lo protege demasiado.
lunes, 20 de enero de 2020 · 18:24

Como si tratara de un efecto cascada, el escándalo que salpica a la monarquía británica ha contagiado los tabloides españoles con situaciones embarazosas que no hacen más que preocupar a la Reina Sofía porque se trata de una sus personas más importantes. Así como Victoria Federica es la debilidad del rey emérito Juan Carlos, el joven Froilán es quien maneja a su antojo a la madre del Rey Felipe.

Cuando las polémicas parecían cosa del pasado para el cuarto en la línea de sucesión al trono español, Felipe Juan Froilán de Marichalar se ha vuelto a superar y ha protagonizado un terrible escándalo que ha devastado a su madre, la infanta Elena, y especialmente a su abuela la Reina Sofía.

 

Froilán siempre ha traído dolores de cabeza a la Reina Sofía: el joven se convirtió en protagonista de escandalosos titulares de la prensa del corazón, que hablaban de malas notas, enfrentamientos a las puertas de las discos o hasta disparos en el pie.

El primogénito de Elena de Borbón siempre fue la oveja negra de la familia y la exasperación de su madre iba creciendo por momentos. Hasta que empezó a salir con Mar Torres, se mostró mucho más sereno ante la prensa y los escándalos que llevan su nombre parecían ser cosa del pasado.

Por desgracia, todo volvió a la normalidad y en las últimas horas Pipe volvió a ser el que era: el sobrino mayor del Rey Felipe está en el punto de mira a raíz de una tremenda polémica que lo señala. La infanta ya no sabe qué hacer para encarrilar su camino, y la preocupación de la Reina Sofía entre las altas esferas de Zarzuela resulta evidente. 

Una noche más, Froilán y su novia, Mar Torres, salieron a cenar por el madrileño barrio de Salamanca, uno de los más cotizados de la ciudad. Los jóvenes disfrutaron de una noche que no está al alcance de todos los bolsillos: el precio medio por comensal puede alcanzar los 120 euros. Todo iba bien hasta que se percataron de la presencia de fotógrafos que los esperaban en la puerta del local. 

Froilán cruzó todos los límites y la emprendió a gritos con los paparazzi que solo hacían su trabajo. Incluso les amenazó con avisar a la Policía Nacional si los seguían para tomar algunas imágenes. La situación enfada, y mucho a la Reina Sofía, quien ya han empezado a tomar medidas para corregir el comportamiento de los hijos de la infanta Elena. Se trata de uno de los últimos intentos. Teme que a su nieto preferido le pase lo peor.

Otras Noticias