REALEZA

Lo hizo junto al Rey Felipe: la última foto de la Reina Letizia que desató la furia en la familia

Escándalo en portada.
miércoles, 29 de enero de 2020 · 17:53

La relación entre la Infanta Cristina y la Reina Letizia es pésima y todo el mundo lo sabe. Y aunque ya hayan pasado 10 años del escandaloso juicio que puso a Urdangarín en la cárcel, el Caso Nóos hizo mella en los vínculos en la Familia Real y la grieta sigue abierta. Cristina vio en las portadas de diarios una foto de Letizia y el Rey Felipe que la hizo explotar de furia.

La foto en cuestión fue sacada en el Palacio de Zarzuela y tiene como protagonistas a la Selección Española de Handball –balonmano- que, tras proclamarse campeones de Europa, fueron recibidos por la Reina Letizia y el Rey Felipe con gran entusiasmo.

Según la prensa amarilla española, el gesto tan cómplice de la Reina Letizia con los deportistas sonó a una “mojada de oreja” a Iñaki Urdangarín, también jugador de handball y ganador de dos medallas olímpicas de bronce representando a la Selección Española.

Lo que más llama la atención, según estos medios, es que la Reina Letizia no suele congeniar con el deporte ni con sus representantes en el mundo. De hecho, cuando la Selección Española de básquet fue a llevarle el trofeo mundial al Rey Felipe a Zarzuela, la Reina ni quiso ponerse una medalla en el pecho para la foto.

A todo este desaire a la Infanta Cristina, se suma un nuevo problema. La hermana del Rey Felipe decidió abandonar la fundación La Caixa a la que patrocina, por la distancia que tiene que recorrer desde Ginebra a Barcelona continuamente.

La presencia de la Infanta Cristina llegó a generar problemas a la entidad, que siempre la ha apoyado. Las relaciones de Cristina con La Caixa han sido siempre excelentes, pero fueron muchas las juntas de accionistas en las que se pidieron explicaciones sobre el Caso Nóos.

El objetivo final de la Infanta Cristina, a largo plazo, es no tener más vínculo con España más que con la familia de Urdangarín, de modo que sus visitas se reducirán a su esfera privada y personal, para estar lo más alejada de su enemiga, la Reina Letizia, quien le quitó el título de Duquesa de Palma y la obligó a exiliarse en Ginebra.