REALEZA

El Rey Felipe se enteró de la peor manera: el secreto que devasta a cualquier hijo

Nunca lo hubiera imaginado.
lunes, 2 de marzo de 2020 · 21:07

El Rey Felipe se enteró de la peor manera: a través de una confesión que el emérito Juan Carlos le respondió a Pilar Urbano sobre si se casó por amor con Sofía: "¡Hombre… Mujer! ¿Apasionadamente? Yo no soy un  hombre que se enamore apasionadamente, perdidamente".

Así la Reina Sofía confirmó sus peores temores y es un secreto que sale a la luz y es capaz de devastar a cualquier hijo: si bien  siempre se supo que la madre del Rey Felipe intentó aparentar una felicidad conyugal que solo existía en su imaginación, nunca había sido tan hiriente Juan Carlos en sus conceptos.

Juan Carlos y Sofía se casaron, pese a la resistencia de Federica, la madre de Sofía: creía que su hija merecía mejor suerte. Ella sí estaba enamorada y no quiso escuchar a quienes le aconsejaron que Juan Carlos y la palabra fidelidad estaban reñidos.

Hasta que la reina Sofía descubrió toda la verdad sobre los sentimientos de Juan Carlos hacia ella: la vida matrimonial ha estado cargada de desencuentros. Todo lo que soportó Sofía se debe a una máxima: "La monarquía es lo primero". Eso se lo ha transmitido al Rey Felipe como heredero al trono desde pequeño.

"Soy reina porque estoy casada con el rey. Mi estatus es de consorte del rey. Si no fuese la esposa del rey, su consorte, yo sería solo lo que soy por mí misma: princesa de Grecia, y punto…", ha declarado Sofía.

Si hay algo que Juan Carlos valora de la madre del Rey Felipe es que jamás ha intentado invadir su espacio: "En política no se mete. No es una persona que quiera inmiscuirse en lo que son mis atribuciones. En absoluto. No irás nunca a nadie diciendo que si la influencia de la reina, que si la reina teje y desteje, que si compone situaciones…".

A diferencia de lo que sucedía en la familia de Sofía, la madre de Juan Carlos siempre la consideró como la mejor candidata para su hijo: el entonces joven príncipe necesitaba una compañera que lo apoyara en medio de la tensión entre su padre y el dictador Franco. Juan Carlos necesitaba a su lado una persona leal y preparada: Sofía cumplía todos los requisitos. Se casaron, pero no lo hicieron por amor. Y ahora el Rey Felipe lo sabe.