REALEZA

Si es cierto, Harry se separa: el movimiento sospechoso de Meghan Markle

La publicación del Telegraph encendió las alarmas.
martes, 21 de abril de 2020 · 17:01

Desde que Harry y Meghan Markle llegaron a Estados Unidos los problemas se superponen: portazos a la familia real, ira en el Reino Unido, el acecho de los paparazzis, entrevistas canceladas y las amistades que comenzaron a hablar de los problemas de pareja hicieron un combo de mal gusto.

Todo empezó el 31 de marzo, el último día en funciones de Harry y Meghan Markle como miembros reales. La última actividad había sido en la misa de la Commonwealth, donde las miradas fulminantes de parte de Kate Middleton y el Príncipe William no se hicieron esperar.

Mientras Meghan Markle ya se encontraba en Canadá para cuidar a Archie, a quien no había llevado a Londres para malestar de la Reina Isabel, Harry se quedó unos días más solo y, oh casualidad, sus amigos organizaron una fiesta secreta donde una de las invitada fue Chelsy, su gran amor.

No trascendió la cantidad de platos rotos que arrojó Meghan Markle cuando se enteró de la fiesta de Harry, pero lo cierto es que desde entonces las cosas han ido en picada libre, pero nunca habían rozado un límite intolerable para el hijo del Príncipe Carlos e impensado en manos de la propia Meghan.

Las alarmas se encendieron en la mesa de luz de Harry mientras llegaban las notificaciones a su celular con las noticias sobre los manejos turbios que se podrían estar realizado para evitar pagar muchos miles de dólares en impuestos a nombre de la fundación benéfica Archewell, una organización en apariencia sin fines de lucro.

Archewell es el nombre de la fundación bajo la que Meghan Markle y Harry reemplazaron a Sussex Royal, el nombre que dejaron de utilizar el 31 de marzo por orden de la Reina Isabel: esa decisión coincidió el portazo final a la Casa Real británica. Ni Harry ni Meghan ni nadie pueden utilizar el término 'royal' para negocios personales.

La sospecha de la intención de Meghan Markle y Harry de ahorrarse impuestos sobrevuela la mansión de Malibú donde viven temporalmente: aunque no sea el objetivo principal, es archiconocido que celebridades como los Sussex creen una fundación por los beneficios económicos que implican ante el fisco.

Hasta el momento no había pasado de fantasmas y rumores, pero una publicación del Telegraph puso en alerta a Harry: anunció el sospechoso movimiento financiero que habría realizado la propia Meghan Markle a través de Frim Franc, la compañía con la cual gestionaba The Tig, su mega blog, con la cual habría desviado millonarios ingresos publicitarios. Hay muchas cosas que una pareja puede soportar. Y hay otras que no.