La propiedad valuada en 11 millones de dólares donde Jennifer Aniston pasó sus mejores momentos

Jennifer Aniston guarda sus más especiales recuerdos en un departamento que no le pertenece.
domingo, 10 de octubre de 2021 · 06:00

Jennifer Aniston catapultó su carrera como actriz con su icónico personaje en "Friends", ese pintoresco departamento en Nueva York la ayudó a ser una de las figuras más reconocidas del mundo artístico. Sin embargo, pocos saben que la destacada estrella vivió las mejores aventuras en una vivienda parecida a la de la ficción.

Se trata del departamento neoyorquino de 11 millones de dólares en West Village, donde vivía su mejor amiga de la infancia, la también actriz Andrea Bendewald. Jennifer Aniston y su compañera de "The Morning Show" se conocen desde que tenían 14 años, por lo cual este increíble piso en el 526 de la calle Hudson es la locación en la que la protagonista de "Marley y yo" guarda sus mejores recuerdos de la adolescencia.

Esta es la fachada del edificio donde se encuentra el departamento de Andrea.

La vivienda de la gran amiga de Jennifer Aniston está a la venta actualmente y acá están todos los detalles de la misma. El espacio es de unos 492 m2, según lo publicado en el anuncio, mientras que en su interior dispone de 5 habitaciones y 6 baños. La decoración es muy típica del estilo neoyorkino, paredes y chimeneas hechas de bloques y ventanas que tienen la vista obstruidas por escaleras externas que dan al piso de arriba, entre otros detalles.

La propiedad está en plena remodelación, para luego concretar su venta definitiva.

 

Una historia de película

En unas palabras que Jennifer Aniston le dio a un representante de la familia de su amiga, expresó: "Crecí en el Upper West Side, ¡y eso fue genial! Pero si soy sincera, mis recuerdos favoritos son del West Village, en el 526 de la calle Hudson". La actriz y Andrea se conocieron hace muchos años atrás, cuando ambas estudiaban en la llamada escuela de la "fama", High School for the Performing Arts.

El departamento posee una gran iluminación, a pesar de no encontrarse en el lugar más adecuado.