DE FANTASMAS

En un teatro porteño, Mercedes Funes vivió una escalofriante experiencia paranormal

Los empleados del lugar corroboraron más tarde la versión de Mercedes Funes.
martes, 11 de enero de 2022 · 06:00

Según cuentan, es muy habitual que las almas en pena de quienes trabajaron en algún teatro deambulen por los edificios. Y son muchos los actores, como Mercedes Funes, que se encontraron con alguna de ellas frente a frente.

La actriz de “Argentina, Tierra de Amor y Venganza” tuvo que creer en las experiencias paranormales a partir de lo que vivió en un teatro porteño. Desde entonces, Mercedes Funes quedó muy sugestionada. 

Tras consultar, supo que no fue la única que tuvo esa aparición. 

 

Durante uno de los almuerzos en la mesa de Mirtha Legrand, Mercedes Funes compartió lo que tuvo que transitar durante una función en el Teatro 25 de Mayo que está en el barrio Villa Urquiza.

"Estaba haciendo una escena, que era un monólogo, y yo hablaba al público y salía por un costado. Todos los días hacés lo mismo y vos sabés como actor lo que sucede y lo que no sucede” comenzó su relato.

Sus compañeros al principio no le creyeron.  

Lo que le sucedió a la exactriz de “Casi Ángeles” fue que, cuando se retiraba del escenario, vió a un señor de traje que se dirigía a su lugar. “Me di vuelta para ver si alguien se había equivocado, me asomé y ya no estaba", relató.

Aunque algunos de los presentes en ese programa dudaban de la veracidad de sus palabras, Funes agregó que luego los acomodadores del teatro le comentaron que, en una función, habían visto "pasar por detrás a un hombre de traje".

Su compañero Damián De Santo también tuvo una experiencia paranormal en el seno de su familia. 

 

Otra experiencia que le causó dolor

Para Mercedes Funes, la separación con Nico Vázquez fue tanto o más traumática que la experiencia paranormal. Por aquel entonces, los rumores que daban las causas de ese divorcio le generaron mucho daño.

Durante el divorcio con el actor, tuvo que soportar el asedio de la prensa. 

Funes contó que la  perseguían fotógrafos y no entendía nada. ”De pronto cada cosa que hacía parecía muy importante para el mundo". Y agregó: “Nadie logró verme sentada llorando diciendo 'Oh, mirá lo que me pasó’”,