CON ESTILO

Vajilla elegante y sillones hechos a mano: Juliana Awada decoró su casa de Villa La Angostura

Con un sofisticado diseño, la empresaria textil dejó su impronta en su refugio patagónico.
viernes, 21 de enero de 2022 · 08:00

Fueron a pasar las fiestas de fin de año en familia y además, Juliana Awada aprovechó para decorar la lujosa residencia familiar que tienen en el Cumelén Country Club, el exclusivo barrio de Villa La Angostura.

La exprimera dama de la Argentina estuvo en la localidad neuquina y compartió en las redes algunas imágenes en las que se la ve en familia junto a sus dos hijas, Valentina y Antonia. Además, Juliana Awada se ocupó de dar un nuevo estilo a la vivienda.

Mientras descansó en los sillones exteriores, Awada disfrutó del paisaje

Por lo pronto, Juliana Awada mostró sus dotes de cocinera y algunos de los productos autóctonos con los que deleita a la familia: cerezas y frambuesas que posteó con la frase "frutas de la Patagonia".

Tuvo tiempo también para el relax y la mamá de Antonia descansó en los sillones que instaló frente al lago, desde donde tiene una vista privilegiada de la montaña y de la Bahía San Patricio, uno de los lugares más exclusivos de esa parte del Nahuel Huapi.

Vajilla moderna y manteles vintage para la presentación de una tarta bien patagónica. 

Para su residencia, compró sillones hechos a mano que, según el diario Siete Lagos, fueron solicitados en el mes de junio a la Tapicería Dimao, ubicada en el barrio porteño de Núñez, con amplia trayectoria en la realización de productos artesanales.

La ex primera dama incluyó seis sofás de dos y tres metros, de un valor aproximado de $200.000 pesos cada uno y 18 sillas y sillones individuales. El material textil utilizado para todos los sillones fue lino y están hechos íntegramente a mano.

Junto a su hija mayor compartió de paseos por el bosque. 

 

Su lugar en el mundo

El country Cumelén, el lujoso barrio privado donde Juliana Awada tiene este refugio. se encuentra a tres kilómetros de Villa La Angostura y cuenta con canchas de tenis y paddle, además de campo de golf y muelle propio.

La vista desde su residencia es una de las más bellas de la localidad. 

El lugar tiene más de 30 hectáreas de bosques de araucarias y arrayanes y también está muy cerca del cerro Bayo. Fue diseñado por el arquitecto argentino Fernando Bustillo en 1933 y sus casas fueron hechas con madera, piedra y techos con tejas de alerce.