CON ESTILO

En contacto con la naturaleza, Gonzalo Heredia disfruta del paisaje cordobés con su familia

Antes de retomar las funciones, el actor de "La 1-5/18" descansó en El Durazno.
sábado, 12 de febrero de 2022 · 07:00

Tuvieron unos días de descanso y decidieron que lo mejor era alejarse de la ciudad. Gonzalo Heredia y Brenda Gandini disfrutaron de unos fabulosos días en las sierras de Córdoba en plan familiar, junto a sus hijos.

Con el deseo de hospedarse en un lugar donde pudieran escuchar el canto de los pájaros y el correr de las aguas de un río, Gonzalo Heredia armó las valijas y viajó a la provincia mediterránea. El actor de “La 1-5/18” eligió la localidad de El Durazno para sus vacaciones.

Uno de los lugares más bellos de la zona quedó inmortalizado en esta foto. 

El paseo se inició cuando hicieron los preparativos con todos los integrantes de la familia. Esta vez no fue una escapada romántica sino el momento para que Gonzalo Heredia y Brenda Gandini también estén con Alfonsina y Eloy.

El lugar que eligió el actor de “Los ricos no piden permiso” fue una majestuoso hotel que se ubica en El Durazno, una localidad del Departamento Calamuchita, donde pudieron descansar, nadar en el río y recorrer la bella naturaleza de la zona.

El entorno del hotel que eligió Hereida predispone para la meditación y el descanso. 

Los seguidores pudieron ver algunos de los mejores momentos en las imágenes que el actor posteó en sus redes donde escribió: “De qué hablamos cuando hablamos de amor”, para ilustrar los momentos compartidos en familia.

Todos a pleno pudieron conectarse con la naturaleza en este bello lugar de la provincia de Córdoba donde se complementa el aire libre con la flora autóctona y el agreste paisaje de las sierras de la región.

Gonzalo se divirtió con sus hijos en la caminata por las piedras. 

 

Una pareja que comparte todo

No solo están juntos en la obra de teatro “Desnudos” que va de jueves a domingo en el Metropolitan Sura sino que además, Gonzalo Heredia y Brenda Gandini mantienen una convivencia perfecta y con una gran cuota de romanticismo.

Como en una novela: así se vió a la pareja en sus vacaciones familiares. 

En su paseo por Córdoba no podía faltar la imagen de ellos, abrazados y acaramelados en un recodo del río que recorrieron muy cerca del hotel donde se alojaron para sus merecidas vacaciones.