ROSAS

Rosas lindas y sanas todo el año: los trucos y secretos mejor guardados

Tené en cuenta esto tips para el cuidado de tu rosal y disfrutá a diario de sus flores y aroma.
martes, 24 de octubre de 2023 · 02:18

Las rosas pueden considerarse una de las plantas predilectas de los amantes de la jardinería y, también, de los que no lo son. Es habitual encontrar en los parques de las casas este arbusto espinoso y florido. El número de especies de los rosales ronda los 100 y la mayoría son originarias de Asia, aunque hay varias nativas de Europa, Norteamérica y África.

Existen jardines específicos llamados rosedales.

Estas plantas espinosas son muy requeridas para ornamentar, debido a su belleza y sus colores sin dejar de lado el aroma que desprenden sus flores. Estos arbustos que tienen sus pétalos de distintos colores, desde rojo y rosa que son los más conocidos hasta amarillo, blanco e incluso negro, son muy populares y ampliamente cultivados.

Hay una gran variedad de tipos y colores de rosas.

A pesar de que las rosas son muy fáciles de cultivar y cuidar, no están exentas de los riesgos y de sufrir algunos daños, tales como la aparición de hongos o plagas. Para que los rosales crezcan sanos y fuertes y se desarrollen de la mejor manera, hay que tener en cuenta una serie de consejos para evitar cometer errores.

 

Flores marchitas

Cuando notemos que las flores de las rosas ya están arrugadas, marchitas o secas, lo mejor es podarlas, ya que de esta forma dejarás espacio a nuevos brotes que crecerán más fuertes y sanos.

La poda es muy importante, sobre todo en verano. 

 

Pérdida de firmeza en las flores

Muchas veces, las flores de las plantas continúan prendidas a las ramas pero están caídas. Esto se puede deber a dos motivos, por un lado, a que el sustrato se secó completamente, pues las rosas no toleran la sequía y requieren ser regadas frecuentemente. Por el otro, en caso de tener el arbusto en una maceta, se debe evitar ubicarlo sobre el concreto, puesto que recibirá doble radiación de los rayos solares, lo cual puede afectarlo.

Al poco tiempo de plantar los tallos, empezarán a salir nuevos brotes.

 

Falta de crecimiento

En algunas ocasiones, el desarrollo del tronco de las rosas se detiene y las hojas son débiles. Lo óptimo es realizar un trasplante a una nueva maceta y podar todas las ramas a la mitad de la altura de la planta y, con la mano, quitar las hojas amarillas. Incluso, con las ramas cortadas se pueden hacer esquejes. Para esto, vamos a cortar la flor y remover todas las hojas, luego, plantar el tallo con las espinas hacia abajo y, finalmente, regar.

 

Otros cuidados para nuestras rosas

  • Proporcionar un sustrato rico en nutrientes: necesitan una gran variedad de nutrientes, para esto se puede usar un sustrato rico en materia orgánica y ligero para ofrecer un buen drenaje.
  • Frecuencia de riego: esto dependerá si tienes tu rosal en maceta o en exterior. En caso de tenerlo en una maceta, deberás regarlo todos los días en verano y cada tres días en los meses fríos. De lo contrario, si tu planta está en exterior, tendrá acceso a más humedad en la tierra y, por lo tanto, aguantará más tiempo sin agua.
  • Evitar las plagas: es habitual que en las rosas aparezcan plagas como el pulgón y los escarabajos, que pueden resultar nocivos para las plantas. Hay que prevenir estas pestes con remedios caseros o insecticidas.