TORRIJAS DE PAN

Receta de una delicia clásica: cómo elaborar torrijas de pan para Semana Santa

Es una preparación que nació en Europa, pero que actualmente se disfruta en todo el mundo.
lunes, 20 de marzo de 2023 · 12:33

Se trata de una de las preparaciones típicas de algunas regiones de España, aunque de la mano de la inmigración las torrijas de pan se distribuyeron por distintos puntos del planeta, como, por ejemplo, en Argentina.

Para elaborar este clásico de la gastronomía española se necesitan pocos ingredientes. Las torrijas de pan nacieron como una propuesta de aprovechamiento de ciertos productos que solía haber en los hogares.

Son muy fáciles para preparar en casa. 

Entre los elementos necesarios para las torrijas de pan se precisará medio kilo de pan felipe o flauta, 500 mililitros de leche, 100 gramos de azúcar, dos huevos,  dos cucharadas de canela, 100 gramos de azúcar y aceite.

Como primer paso para hacer esta delicia dulce habrá que cortar el pan en rodajas de un centímetro de grosor. Por otro lado, se deberá hervir la leche con el azúcar y dejar enfriar. Una vez que esta mezcla esté fría, agregar los huevos la leche.

Pueden ir con almíbar o con miel. 

Las rodajas de pan deberán ser colocadas en una fuente plana, donde serán espolvoreadas con azúcar y bañadas con la mezcla de leche hasta que queden húmedas, pero que no se deshagan. Mientras, calentar el aceite en una sartén y freírlas para que queden doradas.

El broche de oro es retirarlas y colocarlas en un papel para que se sequen. Luego de este paso, muchos las espolvorean con azúcar nuevamente o bien las sumergen en miel caliente o un almíbar espeso.

Son un postre atractivo para las noches de Semana Santa.

 

Su historia

Según los historiadores, las torrijas de pan aparecen documentadas en el siglo XV como plato indicado para la recuperación de parturientas. Las primeras recetas se pueden ver en el Libro de Cocina de Domingo Hernández de Maceras.

Algunos aromatizan la leche con canela. 

Estas delicias eran muy habituales a comienzos del siglo XX en las tabernas de Madrid y se servía con vasos de vino. Elaboradas a base de pan duro, huevos, azúcar, leche o vino, al principio, se preparaban con rebanadas pequeñas. Se comen en Semana Santa.