Hogar

La forma fácil, casera y económica de lavar tus almohadas y dejarlas sin manchas

Renová el aspecto y cuida tu salud con estos sencillos trucos de limpieza.
lunes, 29 de mayo de 2023 · 02:00

Nada supera la sensación de descansar sobre almohadas limpias, acolchonadas y con olor a fresco después de un largo día. Con el tiempo, acumulan sudor, aceites corporales, células muertas de la piel e, incluso, bacterias que no sólo afectan a su aspecto, sino también a su calidad y vida útil. ¿Has intentado alguna vez limpiar tus almohadas, sólo para darte cuenta de que tienen una apariencia desaliñada y manchas persistentes? ¡Pues no te preocupes más! Con estos cuatro trucos sencillos y asequibles, podrás devolverles su forma impecable sin esfuerzo.

Hay que lavar las almohadas cada dos o tres meses.

Bicarbonato y vinagre

Este es un clásico truco de bricolaje que consiste en utilizar dos ingredientes comunes para eliminar las manchas y desodorizar las almohadas. Sólo tenés que mezclar una taza de cada uno, en un recipiente grande hasta obtener una pasta homogénea. Aplica la mezcla en las zonas sucias y déjala reposar un mínimo de 30 minutos. El vinagre ayudará a deshacer las manchas, mientras que el bicarbonato neutralizará cualquier olor desagradable. Después, lavalas en el lavarropas con un jabón suave y secalas al sol.

Peróxido de hidrógeno y bicarbonato

El bicarbonato es el mejor aliado para la limpieza.

Mezcla dos partes de agua oxigenada y una de bicarbonato sódico en una botella con pulverizador. Agita bien hasta que se disuelva y rocía la solución sobre las zonas manchadas de tus almohadas. Deja que actúe 30 minutos y luego lávalas en el lavarropas con agua caliente y jabón. Este método funciona mejor para eliminar las manchas amarillas causadas por el sudor, la saliva o el maquillaje.

Bórax y jabón

El bórax es un potenciador natural de la colada que puede ayudar a eliminar la suciedad y la mugre de las almohadas. Mezcla media taza de bórax, media taza de jabón para platos y dos cucharadas de agua oxigenada en un bol. Sumergí una esponja o paño limpio en la solución y aplícala en las zonas manchadas. Frota suavemente el tejido y deja que actúe durante 20-30 minutos antes de ponerlas en el lavarropas. 

Si es posible, usa un programa para ropa blanca en el lavarropas.

Jugo de limón y sal

El jugo de limón es un blanqueador natural que puede ayudar a eliminar las manchas y dar brillo a las almohadas. La sal, por su parte, actúa como un abrasivo suave que puede aflojar la suciedad. Para hacer esta pasta, mezcla en un recipiente una taza de jugo de limón, media taza de sal y media taza de agua tibia. Remueve hasta que se disuelva, y aplica la pasta sobre las zonas sucias. Déjala reposar 30 minutos, luego lava las almohadas en el lavarropas.