Billetes

A buscar debajo del colchón: cuál es el billete de 1 dólar por el que pagan una fortuna

Los billetes pueden variar su valor en el mercado de acuerdo a su estado.
sábado, 17 de junio de 2023 · 12:21

Los billetes de 1 dólar actualmente son usados con poca frecuencia y casi nunca son aceptados en las casas de cambio, pues es común que solo hagan transacciones por cifras redondas. A pesar de eso, los coleccionistas todavía ven un gran valor en ellos, por lo que se pueden cotizar a un precio alto en el mercado.

Aunque no todo el efectivo tiene un carácter coleccionable, hay algunos billetes de 1 dólar que tienen una gran demanda entre los interesados por este tema. Para poder identificar cuáles son es necesario observar el diseño y comprobar si tiene una singularidad o rareza en los detalles.

billetes
Hay un billete impreso en 1890 que se vendió por millones de dólares.

Uno de los billetes de 1 dólar más valiosos del mundo es el impreso en 1890 y que es conocido como “Grand Watermelon”, Gran Sandia por su significado en español. Este apodo se debe a la forma que tiene los ceros que se asemejan a esta fruta.

En 2018, este dólar estuvo en una subasta y se vendió por 3 millones de dólares. En aquel entonces, se cotizó a un alto precio no solo por la rareza de su diseño, sino también por el buen estado en el que estaba su papel y la forma en la que se conservó a lo largo de los años.

billetes
Los billetes pueden variar de precio de acuerdo al estado de su papel.

 

Otro billete de 1 dólar que se cotiza por millones

El modelo impreso en 1869 conocido como “Rainbow Note” (Nota del arcoíris) también es considerado uno de los más raros en el cono monetario estadounidense, por lo que es uno de los más demandados entre los coleccionistas.

billetes
Hay billetes de un dólar que tienen un alto valor por sus colores.

Es que el diseño de este tipo de efectivo presenta una rareza en su amplia gama de colores, que también se imprimieron en tonos brillantes. En 2019, este billete llegó a comprarse por 2 millones de dólares, pues tenía desgastado los bordes, pero el diseño se conservaba intacto, cuestión que mantuvo su alta cotización en el mercado.