Latas de conserva

Renovate sin gastar: no tires las latas de conserva y hacé estas hermosas azucarera y yerbera

Las latas de conserva se pueden reciclar en sencillos pasos.
domingo, 10 de marzo de 2024 · 15:46

Entre las manualidades que se pueden hacer con sencillos pasos y pocos materiales están las azucareras, que solo requieren como material principal una lata de conserva. Este envase, debido a su material y a su tamaño, es perfecto para utilizar como recipiente en la cocina.

Además, este contenedor se puede decorar de diferentes maneras para que combine con el resto de elementos en la alacena. Para darle un segundo uso a las latas de conserva tampoco se requiere tener experiencia previa en el mundo de las manualidades, sino mucha creatividad.

latas de conservas
Las latas de conserva son ideales para usar como recipientes.

Lo que se necesita para convertir las latas de conservas en recipientes son:

  • Latas de conservas
  • Pintura de cualquier tono (puede ser blanca)
  • Papel o servilletas decorativas con el diseño de su preferencia
  • Pega para decoupage
latas de conservas
Se puede decorar con diferentes elementos.

Lo primero que se debe hacer es limpiar bien el interior de la lata, retirar la tapa y pintarla del tono deseado, es importante aplicar las capas necesarias hasta que se tenga una superficie con una buena cobertura, en la que no se vea el color gris del recipiente, incluso en la base exterior.

Una vez esté bien pintada, se corta el papel o la servilleta con los diseños elegidos, se colocan en el orden deseado y se fijan con la pega. Para hacerle una tapa existen varios métodos con distintos materiales.

latas de conservas
Para hacer la tapa hay diferentes técnicas.

Uno de ellos es con una tapa de un helado de ¼ de kilo. La misma se puede cubrir con hilo de yute y combinará muy bien con la lata, además de encajar con el envase. La segunda forma es utilizar una plancha de corcho. Esta es recomendable cuando se quieren hacer muchas tapas, pues se pueden obtener un aproximado de 15.

Para que encajen se deben pegar dos tapas de corcho, una del tamaño de la circunferencia de la lata y otra unos centímetros más pequeña. Mientras que la tercera se hace con retazos de madera de cualquier tipo. En este caso se le puede abrir un espacio en el centro y colocarle una cuerda para que sea más cómodo retirarla del envase.