CEPILLO DE DIENTES

Con pocos ingredientes, cómo desinfectar tu cepillo de dientes antes de usarlo

Este truco te va a solucionar la vida, así que no dudés en llevarlo a cabo.
jueves, 14 de marzo de 2024 · 19:04

En el mundo del hogar y la rutina del día a día, son muchas las cosas que seguramente tenés en lista para hacer. Pero hay algo debés tener en cuenta y no dejar de hacer, aunque algunos fanáticos sí lo hagan. Se trata de desinfectar el cepillo de dientes, el cual es parte de tu rutina matutina, y la mayoría de las personas desconocen los riesgos que existen si no se limpian de la manera adecuada.

Cepillo de dientes.

Mantener el cepillo de dientes en perfectas condiciones es una decisión, pero seguramente muchas veces no sabes cómo hacerlo. Según un estudio de la Universidad de Manchester, se comprobó que un cepillo puede acumular más de 10 millones de bacterias, además de gérmenes y virus. Por esta razón, es fundamental limpiarlo correctamente y cambiarlo con frecuencia, idealmente cada tres meses. Una limpieza profunda de tu cepillo de dientes te ayudará a tener una buena salud bucodental.

Practicá esta limpieza increíble en tu cepillo.

Cómo limpiar tu cepillo

Después de que uses tu cepillo como de costumbre, te recomendamos que lo pongas bajo el chorro de agua caliente durante algunos minutos, ya que el agua caliente hace que las cerdas se ablanden y se puedan limpiar más fácilmente. En su interior siempre quedan restos de comida y pasta dental. En primera medida, vas a poner vinagre blanco en un vaso sin diluir y vas a sumergir el cabezal de tu cepillo de dientes durante dos horas aproximadamente. También podés sumergir el cepillo en agua oxigenada pura, pero solo una vez a la semana durante unos minutos.

Aplicá este simple truco.

Podés consultar con tu odontólogo de confianza para ver si puede proporcionarte un producto especialmente diseñado para desinfectar tu cepillo. Otra opción es usar pastillas desinfectantes que se usan para la limpieza de dentaduras postizas o férulas de descarga. Sumergí tu cepillo de dientes en agua y agregá una pastilla; vas a ver cómo su acción efervescente elimina los restos de suciedad que puedan quedar en él.