Caracoles y babosas

2 ingredientes de cocina que debés poner en tu jardín y que los caracoles y babosas odian

Tomá nota y aplicá esta técnica.
miércoles, 27 de marzo de 2024 · 12:22

Se terminó el verano, pero las preocupaciones por tener un jardín sin plagas y sin caracoles y babosas, siempre está vigente. No te preocupes, te contamos cómo tener un espacio verde colorido y con plantas fuertes y sanas.

El caracol es una de las frecuentes plagas de tus plantas.

A pesar de que son muchos los insecticidas, fertilizantes y productos que se pueden conseguir en los viveros o centros comerciales, lo cierto es que también existen alternativas caseras con las que podés dejar de renegar. ¿De qué se trata?

Sin gastar de más y con elementos que seguro tenés en tu casa, vas a lograr eliminar a los caracoles y babosas que, aunque parezcan inofensivos, se alimentan de tus plantas y flores.

Con la sal de grano y la cáscara de huevo, podés ponerte manos a la obra en tu huerta y terminar con esas plagas de insectos como hormigas, caracoles y babosas.

La sal es una efectiva trampa para insectos de tu jardín.

Para utilizar el primer material, que se usa con frecuencia para condimentar los platos de comida, solo tenés que distribuir una capa fina de este producto alrededor de las plantas en las que habitan los caracoles y babosas. En este caso, prestá atención a la cantidad de sal que pongas en tu trampa, ya que podrías causar daños a tus vegetales.

Si todavía seguís renegando con las plagas en tu jardín, es hora de poner en marcha el otro método casero. Con las cáscaras de huevo listas, desarmalas y realizá una barrera para tus flores. De esta manera, se convertirán en un obstáculo y los caracoles y babosas no podrán comer los árboles de tu espacio exterior.

Con cáscaras de huevos podés construir una barrera contra caracoles y babosas.

Sin embargo, existen otros trucos que pueden ser efectivos. Además del jabón de nueces, el olor a café o el ajo, son otros métodos que funcionan como repelente para estas comunes plagas que arruinan tu jardín. ¿Te animás a hacer la prueba y olvidarte de los caracoles y babosas?