Pan casero integral

Pan casero integral: hacé esta receta económica, y no vas a comprar nunca más el de paquete

El pan se hace con pocos ingredientes.
martes, 5 de marzo de 2024 · 15:16

Agregar más alimentos saludables a la dieta diaria puede ser más fácil y económico de lo que parece, pues para algunas recetas no es necesario tener demasiados ingredientes en la cocina. Una de esas preparaciones es el pan casero integral, que se hace en sencillos pasos.

Para elaborar esta receta tampoco se deben tener muchos conocimientos sobre panadería, pues bastará con aplicar cuidadosamente el paso a paso para obtener grandes resultados. Además, el pan casero integral se puede adaptar a los gustos de cada comensal, y adaptar con diferentes agregados, como jaleas bajas en azúcar.

pan integral
El pan es ideal para tener desayunos más saludables.

Los ingredientes para hacer pan casero integral son:

400 gr de harina integral
220 ml de agua
6 g de levadura seca
1 cda. de azúcar
1 cdita. de sal
3 cdas. de aceite

Lo primero que se debe hacer es colocar en un bowl la harina integral y abrir un espacio en el centro para agregar el resto de los ingredientes. En el caso del agua, debe estar tibia, pero nunca caliente porque hará que la levadura no se active.

pan integral
Esta receta no lleva muchos ingredientes.

Luego, con ayuda de una cucharilla, se integran todos los ingredientes y se lleva la preparación a una superficie lisa. Se amasa con fuerza hasta que quede una masa homogénea y sin grumos, se puede añadir un chorrito de agua en caso de ser necesario.

Cuando la masa esté en su punto,  se lleva a un recipiente y se tapa para esperar a que duplique su tamaño. Una vez logrado, se estira con un palote y se enrolla en una especie de cilindro para colocarla en una budinera previamente engrasada. De esta manera, el pan tendrá una forma rectangular.

pan integral
Este pan se caracteriza por tener una miga más compacta.

En este paso también podés aplastar un poco la masa con ayuda de las manos para lograr una miga más cerrada. Se lleva al horno a 180 °C por 30 minutos. Antes de la cocción se puede humedecer su cobertura con un poco de agua y agregar unas semillas.

Cuando esté dorado se retirás del horno y esperás a que enfríe a temperatura ambiente para dividirlo. En caso de que sobren porciones se pueden refrigerar y consumir durante la semana.