Insecto

No era falta de riego: el insecto que se está comiendo el césped de tu jardín

La señal que no debés pasar por alto.
miércoles, 10 de abril de 2024 · 14:16

La botánica, plantas y flores, son temáticas de interés tanto para hombres y mujeres que quieren tener un jardín perfecto. Sin embargo, son varios factores los que debés conocer para lograrlo y uno de los más importantes es el insecto al que tenés vigilar.

En esta ocasión, no es el otoño la estación que te impide disfrutar de un espacio exterior verde, sino una de las plagas que se instaló en tu casa. ¿De cuál se trata?

Cuando notes espacios secos o sin vegetación en tu jardín, prestá atención.

Es nada más y nada menos que el insecto conocido con el nombre de grillo topo, una variedad de bichos que es perjudicial para tu jardín, puesto que es el responsable de comer el césped de tus plantas y arbustos.

Con el nombre de Mitami, este insecto se reconoce fácilmente porque mide entre 2 y 4 centímetros de largo y tiene sus patas anteriores engrosadas y listas para cavar túneles. Esta es la primera señal de que tu jardín es atacado por una plaga, al quedar sin vegetación y con espacios amarillos que representan sequía.

Con notables espacios sin césped, los grillos topos acatan los tubérculos y raíces del espacio verde en el que crecen tus plantas y se convierten en un problema a combatir.

El insecto conocido como grillo topo que ataca las raíces del césped.

Habituales en las épocas de primavera o verano, te contamos cuál es el truco para identificar si este insecto habita en tu jardín. Para ello, solo debés aplicar una fórmula compuesta por solución de agua y detergente líquido.

Solo tenés que tener 30 centímetros cúbicos de detergente en 5 litros de agua y regar tu jardín en el punto donde notes que pueden existir los grillos. Si no salen, es porque no viven estos bichos o plagas como gusanos, hongos o simplemente tu jardín tiene sequía. 

Tras conocer el motivo que afecta el césped, es hora de ponerse manos a la obra con insecticidas, plaguicidas, el abono o nutrientes que necesita la tierra para estar fuerte y permitir el crecimiento de las plantas, flores y arbustos.