ALMOHADAS

El poderoso ritual para limpiar tus almohadas y quitarle toda la energía negativa

Mirá cómo lavar este objeto para alejar las malas vibras de tu casa.
domingo, 26 de mayo de 2024 · 09:01

Cambiar las sábanas una o dos veces a la semana no es suficiente para mantener la cama y las almohadas limpias y libres de cualquier suciedad. A pesar de realizar esta acción de manera periódica y más allá de la funda que se use, estos elementos son un depósito importante de polvo, ácaros, bacterias, transpiración, piel muerta, polución, restos de productos de higiene, cosméticos, entre otras cosas. A largo plazo, esto puede afectar negativamente la salud, en especial la dermis y el cuero cabelludo.

Para evitar este tipo de situaciones, se aconseja lavar las almohadas cada dos o tres meses, siempre y cuando no haya ninguna mancha y se quite el polvo y otros residuos una vez a la semana. Como mínimo se recomienda limpiarlas dos o tres veces al año. En general, estos elementos mullidos y confortables son aptos para ser higienizados en el lavarropas (importante leer el tipo de material de los mismos para hacerlo correctamente). Claro que hay que saber si la capacidad de carga del electrodoméstico para no dañarlo.  

Mantener la limpieza en la ropa de cama, en las almohadas y colchón es fundamental.

Pero, así como hay que mantener estos objetos limpios y pulcros por una cuestión de bienestar y salud, también hay que hacerlo para eliminar todas las malas energías y poder disfrutar de un descaso armonioso y reparador. Es que tanto la cama como las almohadas pueden absorber la carga energética del ambiente y de las personas que las utilizan. Por suerte, existen poderosos rituales que ayuda a librarse de esas vibras negativas y mejorar la calidad de tu sueño.

Hacé este ritual con tus almohadas y renová las buenas energías de tu dormitorio.

 

Limpiar las almohadas de las malas energías

Lo primero que hay que hacer para limpiar las almohadas y quitar las cargas negativas es exponer a los rayos de sol estos elementos todos los martes y sábados. Por otro lado, al cambiarle las fundas, se debe golpear tres veces este objeto y repetir: “Trasmuto toda energía negativa”.

Las malas energías concentradas en las almohadas pueden afectar el buen descanso.

Además de estos trucos hay otros que se pueden realizar con el mismo fin: llevar a cabo una ceremonia de purificación. Para esto se debe encender un incienso de tu elección y recitar en voz alta: “Limpio completamente la energía de mi cama, que toda la mala energía se vaya y me permita encontrar la paz". También se puede colocar durante una semana una amatista bajo la almohada, que absorberá las malas vibras. Luego cambiarla por turmalina negra para continuar con el proceso.